16 sept. 2017

Asociaciones identitarias: la “glamurosa” conjunción de tres ciudades con tres pintores (Cadaqués/Dalí, Sitges/Rusiñol, Arlés/van Gogh)

El café Van Gogh en Arlés en una muestra de la recuperación de los paisajes del pintor.
Los procesos de generación de identidad urbana son, a veces, imprevisibles. Desde luego, todas las ciudades tienen un “mínimo común” que las iguala, pero hay algunas que cuentan con cualidades particulares que les permiten sobresalir. Estos rasgos singulares pueden tener expresiones muy diversas.
Una de ellas es la cultura, que en ciertas ciudades se ha apoyado en la asociación con algún artista genial que vivió en ellas y les transmitió parte de ese halo casi mágico que asignamos a los creadores. Sobre esa base, y aprovechando también otras virtudes, esas ciudades han logrado construir una imagen sofisticada y glamurosa muy apreciada.
En esta línea, vamos a aproximarnos a tres casos que tienen muchos puntos en común, tanto por su ubicación mediterránea, como por sus atractivos entornos y, sobre todo, por ese halo cultural que las ha convertido en lugares fascinantes para un turismo que busca algo más que playa y sol. Se trata de tres parejas de ciudad/artista: en la Costa Brava española, Cadaqués y Salvador Dalí; en la costa del Garraf, próxima a Barcelona, Sitges y Santiago Rusiñol; y, en la Provenza francesa, Arlés y Vincent van Gogh.

10 sept. 2017

Contrastes medievales: Orden e irregularidad en los ejemplos de Carcasona y Aigues-Mortes.

La Cité de Carcasona (arriba) y Aigues-Mortes (debajo), son dos núcleos urbanos de tamaño similar, pero de trazado radicalmente diferente: irregular y ordenado, respectivamente.
La Alta Edad Media fue un periodo difícil para la ciudad en el occidente europeo. Pero la ciudad resistiría y durante los siglos XII y XIII experimentó una revitalización extraordinaria, con crecimientos importantes y numerosas fundaciones.
Aquellas ciudades medievales siguieron, básicamente, dos modelos radicalmente diferentes: por un lado, la planificación racional, basada en el orden y la geometría; y, por otro, la ausencia de un plan previo, de manera que los trazados eran espontáneos, sugeridos por el relieve y los intereses de cada momento, caracterizándose por una gran irregularidad.
En el suroeste francés hay dos buenas representantes de estos contrastes urbanos: Carcasona y Aigues-Mortes. Aigues-Mortes siguió el modelo de ciudad ordenada mientras que la espectacular Cité de Carcasona es un ejemplo de la irregularidad medieval (aunque también cuenta con una “bastida”, racional y regular).

4 sept. 2017

Nuevo centro de Soloptical en Madrid, diseñado por Taller de Ideas.

Dentro de su estrategia de expansión, la firma especializada en óptica y salud ocular, Soloptical, acaba de inaugurar un nuevo local en Madrid, ubicado en la calle Arenal nº 3. Esta localización es doblemente singular. Primero porque se encuentra junto a la Puerta del Sol, en uno de los puntos más emblemáticos y concurridos de la ciudad (y de España). Y, segundo, porque el edificio en el que se integra es la “Casa Palazuelo”, proyectada por Antonio Palacios en 1919. Este edificio es uno de los pioneros de la arquitectura terciaria de la capital española y su extraordinaria calidad llevó a incluirlo dentro del Catálogo de Bienes Inmuebles de Interés Cultural (BIC) de la Comunidad de Madrid.
El proyecto del nuevo centro Soloptical ha sido realizado por Taller de Ideas Arquitectos Asociados (firma vinculada con Urban Networks). Además del reportaje fotográfico, el presente artículo ofrece como anexos sendas aproximaciones a la historia del edificio y a la del local comercial.

28 ago. 2017

Cuando la ciudad se refugió en la arquitectura (los casos de Split y Arlés)

La Arlés romana (Arelate) se contrajo drásticamente durante la Alta Edad Media, convirtiendo su Anfiteatro (Arènes) en la nueva ciudad “fortificada”.
La caída del Imperio Romano de Occidente tuvo graves consecuencias para casi todas sus ciudades. Las turbulencias políticas y las recurrentes invasiones produjeron una inestabilidad generalizada que redujo drásticamente el comercio en el oeste europeo, frenando en seco la prosperidad alcanzada e iniciando un imparable declive urbano. Además, los saqueos se convirtieron en algo habitual y hubo ciudades devastadas por las múltiples luchas mantenidas en aquellos primeros años de la Edad Media.
Algunas ciudades fueron abandonadas, aunque la mayoría resistió, asumiendo importantes degradaciones del tejido urbano anterior. Entre estas, hubo ciertos casos muy particulares porque los residentes buscaron cobijo dentro de grandes construcciones imperiales que habían quedado vacantes, reconfigurándolas como contenedores urbanos para olvidarse del resto del casco.
Estas urbes sufrieron una contracción extrema, ejerciendo la arquitectura como refugio de la ciudad. Los ejemplos de la croata Split (Aspalatum), con la reconversión del gran Palacio de Diocleciano, o el de la francesa Arlés (Arelate), reutilizando su anfiteatro, se encuentran entre los más espectaculares.

22 ago. 2017

Lyon y las “puertas del tiempo”.

En Lyon, el paso entre las diferentes tramas históricas se realiza de una forma muy explícita, atravesando elementos que actúan como “puertas del tiempo”. Imagen desde el Vieux Lyon del Central Business District de la Part-Dieu en el que destacan el prisma truncado de la Tour Incity y el cilindro rosado de la Tour Part-Dieu.
En cierto modo, las ciudades permiten viajes en el tiempo, puesto que son una amalgama de espacios históricos. Ahora bien, mientras que en la mayoría de ellas los tejidos de diferentes épocas se suceden sin solución de continuidad, hay algunas urbes en las que esa transición se explicita de manera nítida.
Lyon es uno de esos casos. La gran ciudad francesa cuenta, como todas, con tejidos urbanos concebidos en periodos diversos, pero su originalidad radica en que el paso de uno a otro se realiza de una forma muy explícita, a través de ciertos elementos (naturales y artificiales) que transmiten la sensación de atravesar “puertas” que se abren a otros tiempos.


6 ago. 2017

Ciudades de vacaciones: la creación de ambientes “idílicos” (los casos de Port Grimaud, Binibeca, Marina d’Or y Villages-Nature)

Las “ciudades de vacaciones” buscan crear ambientes “idílicos” para atraer al turismo (imagen de Port Grimaud)
Durante la segunda mitad del siglo XX se consolidó el turismo de masas y con él aparecieron lugares diseñados específicamente para darle cobijo, especialmente en su vertiente de “sol y playa”. Un producto derivado de esas circunstancias son las “ciudades de vacaciones”, unos espacios muy singulares que han proliferado, por ejemplo, en la costa mediterránea.
Vamos a aproximarnos a cuatro casos: Port Grimaud, en la Costa Azul francesa; Binibeca, en la isla de Menorca; Marina d’Or, en el levante español; y, finalmente, Villages-Nature, la apuesta de Disney junto a su parque de atracciones en París. Los cuatro casos son muy distintos, contrastando el lujo exclusivo con los mastodontes populares, la ciudad “de autor” con la anónima especulación inmobiliaria, o la desconsideración ecológica con el pretendido respeto al entorno. No obstante, todas coinciden en su oferta de ambientes “idílicos”.

29 jul. 2017

Sobre los espacios de la ciudad (categorización según gradientes de “libertad”) (y 2)

La Piazza San Marco de Venecia es un lugar extraordinario: a pesar de reunir los atributos requeridos por el “espacio urbano”, el espacio por antonomasia de la ciudad, ofrece alguna restricción de uso puntual en periodos de “acqua alta”.
Tras los análisis presentados en la primera parte de este artículo, en esta segunda proponemos una última aproximación a los distintos tipos de espacio que encontramos en la ciudad y las conclusiones sobre ellos, con el objetivo de descubrir los atributos principales del Espacio Urbano, el espacio por antonomasia de la ciudad. Para ello utilizamos unas variables que generan gradientes de “libertad” (de movimiento) y permiten ordenar las diferentes categorías espaciales existentes en nuestras urbes.
Finalmente incluimos un breve apéndice sobre la consideración que, desde el Derecho Urbanístico, se realiza de los “espacios libres” en el Planeamiento Urbano.

22 jul. 2017

Sobre los espacios de la ciudad (categorización según gradientes de “libertad”) (1)

La ciudad ofrece una gran diversidad espacial que debe ser conocida, no solo como base para su correcto diseño sino también para apreciarla convenientemente (calle y soportales en Bolonia)
Espacio” es una palabra tan genérica que requiere de adjetivos complementarios para precisar su significado. Estos epítetos nos dirigen a entornos muy diferentes, como sucede con los casos de “matemático”, “arquitectónico”, “interestelar”, “vectorial”, “aéreo”, “informativo”, “natural” o “de n dimensiones”.
La ciudad es, desde luego, una cuestión de “espacio”, de “espacio físico”, podríamos decir, acotando la palabra. Sobre este “espacio físico”, del que tenemos un suficiente conocimiento intuitivo, proliferan términos que suelen interpretarse como sinónimos sin serlo. Aparentemente las nociones de “espacio urbano”, “espacio libre”, “espacio vacío”, “espacio público”, etc. se refieren a una misma realidad cuando tienen matices diferenciales.
En este artículo, proponemos una investigación sobre los distintos tipos de espacio que encontramos en la ciudad con el objetivo de descubrir los atributos principales del Espacio Urbano, su espacio por antonomasia. Para ello utilizaremos unas variables que generan gradientes de “libertad” (de movimiento) y permiten ordenar las diferentes categorías espaciales existentes en nuestras urbes. Abordamos el tema en dos partes: en esta primera planteamos los primeros análisis, dejando para la segunda parte las últimas aproximaciones y las conclusiones.

8 jul. 2017

Terciarización, regeneración y momificación: procesos de transformación urbana (vocabulario urbanístico).

La evolución de las ciudades es algo consustancial y los procesos de transformación son complejos y diversos. En algunos casos, se produce una “regeneración” urbana tras la recuperación de antiguos espacios productivos, como es el caso de HafenCity en Hamburgo. 
En otras ocasiones hemos aludido a las dificultades de la disciplina urbanística con el vocabulario que expresa los procesos experimentados por las ciudades. En un artículo anterior nos referimos a los fenómenos de gentrificación y tugurización, dos dinámicas de transformación social de barrios que, aunque mantienen la función residencial, presentan resultados bien diferentes.
En esta oportunidad nos acercaremos a otros tipos de evolución urbana, caracterizados porque en ellos no se conserva el uso original. Nos referimos, por una parte, a los sufridos por barrios residenciales que se han convertido en espacios vinculados a la economía, particularmente del sector servicios (de ahí viene la palabra que los define: “terciarización”). Por otra parte, encontramos zonas de la ciudad destinadas inicialmente a la producción que han visto como sus instalaciones, tras quedar obsoletas, se encuentran vacantes y pueden ser recuperadas para la ciudad, con un predominio residencial: “regeneración”. Finalmente, nos fijaremos en unos casos muy particulares, menos frecuentes pero actuales, en los que el uso original desaparece sin encontrar sustituto, pero dado el gran valor histórico de esas áreas, se realizan esfuerzos para evitar su ruina (“momificación”), principalmente para favorecer el turismo.


24 jun. 2017

Tapiola, la joya racionalista que fusionó la Ciudad-Jardín y la Ciudad-Funcional en Helsinki

Tapiola nació como una ciudad pensada para sus habitantes. Imagen del centro urbano.
Tras la Segunda Guerra Mundial, Europa se enfrentó a situaciones inéditas en el campo de la arquitectura y del urbanismo que impulsarían la reflexión para buscar un mundo nuevo que emergiera de los escombros del anterior.
Uno de los caminos explorados fue la construcción de núcleos-satélite, más o menos vinculados a la metrópoli, que partiendo de las ideas de Ciudad-Jardín, recogían los logros del Funcionalismo. Entre los ejemplos destacan las ciudades-satélite de los países nórdicos, particularmente las propuestas para Estocolmo o la construcción de Tapiola, la nueva ciudad que nació en el entorno de Helsinki en la década de 1950.
Tapiola sería una aportación muy singular del pensamiento urbano del norte de Europa para ese nuevo hábitat que se estaba soñando, y su realización contaría con algunos de los arquitectos más reconocidos de Finlandia como Alvar Aalto, Aarne Ervi, Viljo Revell, Pentti Ahola, Kaija y Heikki Siren, Reima Pietilä o Aarno Ruusuvuori.

3 jun. 2017

Aproximación a la ópera verista (… y a sus ciudades)

Roma era el escenario de la Tosca de Puccini y en 1992 se rodó una producción cinematográfica en los lugares reales, protagonizada por Plácido Domingo y Catherine Malfitano.
A finales del siglo XIX, la sociedad europea, industrial, burguesa y pragmática, modificaría sus criterios artísticos. Se había producido una saturación del melodrama romántico y se buscaba una nueva orientación, que fue dirigida hacia la sociedad misma, convirtiéndola en materia creativa. Así, la vida cotidiana, los problemas y las inquietudes humanas sustituirían a los héroes, a los mitos o a la búsqueda de la belleza por sí misma, tomando cuerpo en la literatura realista de escritores como Zola, Balzac, Dickens, Tolstoi, Dostoievski o Galdós.
Estos mismos objetivos se reflejarían en las artes plásticas y también en la ópera, particularmente en la Italia finisecular, donde surgirían nuevos autores, como Mascagni, Leoncavallo, Giordano, Cilea o Puccini, que trasladaron esas ideas al teatro musical. Agrupados bajo la controvertida etiqueta “verista”, buscaban “poner música a la vida” y compusieron obras extraordinarias en las que representarían su contemporaneidad (aunque mayoritariamente en sus aspectos más sórdidos).
También los escenarios operísticos se ajustarían a esas claves, recreando pueblos y ciudades reales para desarrollar los argumentos. París, se convertiría en la ciudad verista por excelencia, pero no sería la única que acogería los tormentosos libretos del verismo (que, además, también acudirían a lugares exóticos como el oeste norteamericano o el lejano oriente).

22 may. 2017

El “urbicidio” de Varsovia y la reconstrucción de la ciudad: entre la mímesis histórica y la “modernidad” soviética (y 2).

La reconstrucción de Varsovia tras el urbicidio de la Segunda Guerra Mundial tuvo dos caras: arriba, la ciudad moderna planificada según los criterios soviéticos (en el centro el icónico Palacio de la Cultura y de la Ciencia) y debajo la reconstrucción mimética de la Ciudad Vieja (Stare Miasto).
Tras aproximamos, en la primera parte de este artículo, a la Varsovia histórica, en esta segunda, profundizaremos en el urbicidio que padeció la ciudad durante la Segunda Guerra Mundial y en su posterior reconstrucción.
La reconstrucción de la capital polaca generó un intenso debate. Se enfrentaron dos posturas radicalmente diferentes:  por un lado se defendía una reconstrucción mimética, recuperando la ciudad de antes de la guerra; mientras que, por otro, se propugnaba olvidar el pasado y construir una “ciudad moderna”, planificada según el modelo soviético. Finalmente, Varsovia, renacería mostrando las dos tendencias.

14 may. 2017

El “urbicidio” de Varsovia y la reconstrucción de la ciudad: entre la mímesis histórica y la “modernidad” soviética (1).

La devastación de Varsovia enfrentó dos estrategias extremas para su reconstrucción: la mímesis (arriba, Ciudad Vieja, antes y después del ”urbicidio” de la Segunda Guerra Mundial) o la sustitución por una ciudad “moderna” soviética (debajo, reestructuración de la ciudad, en la imagen solo permanece el edificio de los Tribunales que había sido inaugurado en 1938).
Urbicidio es una palabra no oficial que propone aplicar a la ciudad lo que el término genocidio expresa respecto de los grupos humanos. Así, vendría a significar una destrucción urbana que no ha sido producida por catástrofes naturales, sino por acciones humanas intencionadas, dirigidas a castigar a la población, a eliminar su cultura, a hacer desaparecer su espacio vital, que es uno de los principales rasgos identitarios para una comunidad.
Vamos a aproximarnos a un urbicidio de gran significación histórica: la devastación de Varsovia dentro del contexto de la Segunda Guerra Mundial. Tras el desastre, la reconstrucción generó un intenso debate, enfrentando dos posturas radicalmente diferentes, que basculaban entre la mímesis y la planificación “moderna” siguiendo el modelo soviético.
El artículo consta de dos partes. En la primera nos aproximamos a la Varsovia histórica, a la ciudad previa a la Segunda Guerra Mundial. En la segunda, profundizaremos en su peculiar reconstrucción que mostraría las dos tendencias extremas.

29 abr. 2017

El Primer Berlín: de las ciudades gemelas a la ciudad quíntuple (1237-1701).

La primera fortificación de Berlín contenía el doble núcleo original de la ciudad: Berlín y Cölln (superposición de su trazado sobre la ortofoto de 2009).
Resulta paradójico que Berlín, la trágica ciudad doble de la Guerra Fría, desgarrada entonces por el Muro que separó el sector oriental comunista del occidental capitalista, fuera también en sus inicios una ciudad duplicada.
Esta peculiaridad, derivada del nacimiento en continuidad de dos aldeas gemelas (Berlín y Cölln) sería todavía más sorprendente cuando fueron surgiendo extensiones autónomas, generando un continuo urbano formado por cinco municipios diferentes.
Vamos a aproximarnos al modesto Primer Berlín multiplicado que se desarrolla entre la fecha oficial de su fundación (1237) y la de creación del Reino de Prusia (1701), cuando se confirmó la capitalidad de Berlín, y se unificaron las cinco ciudades (dando paso al Segundo Berlín que evolucionaría hasta convertirse en una gran capital europea). Estructuraremos ese Primer Berlín en tres etapas sucesivas: los orígenes, la ciudad libre hanseática y la ciudad principesca. Desgraciadamente, aquel casco histórico, conformado a lo largo de quinientos años, se vería muy afectado por la Segunda Guerra Mundial, que destruyó una parte muy importante del mismo.

15 abr. 2017

Semana Santa y Ciudad: una unión indisoluble (y 2)

Semana Santa en Málaga: La ciudad es el escenario principal de la celebración.
La Semana Santa desarrolla su ceremonial en dos escenarios simultáneos: uno arquitectónico y otro urbano. El primero se encuentra en el espacio interior de los templos y el segundo, en cambio, es exterior, convirtiendo al espacio público de la ciudad en la escena fundamental para la conmemoración. Por eso, la Semana Santa es una fiesta religiosa que adquiere una fuerte dimensión urbana.
En la primera parte de este artículo atendimos a las cuestiones más generales. En esta segunda y última entrega, nos aproximaremos a la imaginería de la Semana Santa, centrada en los pasos procesionales, así como al papel del espacio público que les da soporte escénico. La solemne ceremonia religiosa pretendía dotar de una significación trascendente a los escenarios urbanos cotidianos, aspirando con ello a “sacralizar” la ciudad.
Incluimos, finalmente, un apéndice con las principales “Semanas Santas” que se celebran en España.

8 abr. 2017

Semana Santa y Ciudad: una unión indisoluble (1)

La Semana Santa es una celebración religiosa que sale de los templos para desarrollarse en el espacio público, estableciendo una unión indisoluble con la ciudad. Semana Santa en Málaga: Procesión del Cautivo.
Durante los ocho días que transcurren entre el Domingo de Ramos y el Domingo de Pascua, los cristianos conmemoran la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo en la denominada Semana Santa. La celebración lleva al espacio público de las ciudades una ceremonia que supera su dimensión religiosa para convertirse en un fenómeno social y cultural. Esto es así porque se manifiesta como un complejo conjunto de impresiones, aglutinando sentimientos religiosos expansivos con el recogimiento reflexivo y con elementos festivos, aderezado todo ello por experiencias sensoriales y emocionales de gran intensidad. Los católicos viven esas fechas con solemnidad, pero su espíritu alcanza también a muchas personas no creyentes que se ven imbuidas en una impactante vivencia colectiva.
En España (y también en otras partes del mundo), muchas ciudades sirven de escenario para esa celebración religiosa, expresando la unión indisoluble entre Semana Santa y ciudad. En esta primera parte del artículo atenderemos a las cuestiones más generales de esta relación, mientras que en la segunda entrega profundizaremos en su carácter urbano.


3 abr. 2017

¿A quién pertenece la fachada de los edificios? (artículo en el blog "Seres Urbanos" de EL PAÍS)

Vista de un mural en el que aparece pintado un retrato del exfutbolista argentino Diego Armando Maradona, realizado por el artista italiano Jorit Agoch, en un edificio del barrio San Giovanni a Teduccio en Nápoles, Italia.  (EFE)
Nueva colaboración de Urban Networks con el periódico EL PAÍS (blog Seres Urbanos / Planeta Futuro). El artículo "¿A quién pertenece la fachada de los edificios?" se ha publicado hoy, 3 de abril de 2017.

25 mar. 2017

Mannheim y Karlsruhe: dos joyas del urbanismo ilustrado germánico.

A la izquierda esquema de la mitad occidental de Karlsruhe (la “ciudad abanico”) y a la derecha, mitad oriental de Mannheim (la “ciudad cuadrada" o la "ciudad herradura”).
Mannheim y Karlsruhe son dos ciudades alemanas vecinas situadas junto al rio Rin. Les une, por tanto, la geografía y la historia. Ambas tuvieron el privilegio de liderar sus respectivos territorios. Incluso, actualmente, tienen tamaños parecidos (en torno a trescientos mil habitantes).
Es mucho lo que comparten, pero también presentan grandes diferencias. Primero porque Mannheim es una ciudad antigua que no prosperó hasta el principio de la Ilustración, cuando fue reestructurada; mientras que Karlsruhe sería una ciudad de nueva planta, creada en ese mismo tiempo. También divergen por su opuesta (y sorprendente) configuración geométrica, que va del cuadrado al círculo y viceversa. El centro histórico de Mannheim es una cuadrícula que adaptó parcialmente sus bordes a un límite circular, aportándole su característica planta de “herradura”. En cambio, Karlsruhe se concibió como un trazado radial, justificando la asociación visual de su casco urbano original con un “abanico”, aunque paradójicamente se extendería como una ciudad ortogonal.
Mannheim y Karlsruhe fueron dos pequeñas capitales de dos pequeños estados alemanes integrados en el Sacro Imperio Romano Germánico (Palatinado y Baden), y buscaron afanosamente representar su rango. El siglo XVIII les proporcionaría la oportunidad y entonces emergieron como dos de las joyas del urbanismo germánico.

11 mar. 2017

El reencuentro de Oslo con el mar: el proyecto “Ciudad Fiordo”.

La nueva arquitectura de Oslo es uno de los estandartes de la gran reforma de su frente arquitectónico (arriba, los rascacielos de Bjørvika Barcode y, debajo, la Ópera).
Oslo se encuentra en el final de un largo fiordo, de unos 100 kilómetros, que lleva su nombre y le ofrece un frente acuático que fue aprovechado históricamente para cuestiones de defensa o económicas. Pero, en el siglo XIX, la capital noruega comenzó a olvidar esa entrada de mar desde el punto de vista urbano, porque el puerto y otras industrias, el ferrocarril o, ya en el XX, las autopistas irían aislando la orilla del fiordo del resto de la ciudad. En consecuencia, el agua dejó de tener significación urbana para sus ciudadanos.
Pero a finales del siglo XX, Oslo decidió subvertir esa situación promoviendo una experiencia piloto de reencuentro con el mar en el sector Aker Brygge. El éxito de esta operación animó al municipio a poner en marcha, en el año 2000, un ambicioso proyecto urbano con el mismo fin denominado “Ciudad Fiordo” (Fjordbyen). El traslado del puerto y la modificación de infraestructuras de transporte están propiciando la aparición de nuevos espacios urbanos y edificios de viviendas, económicos o equipamientos (como son la nueva Ópera que se inauguró en 2008 o los rascacielos de Bjørvika Barcode). Se espera que el proyecto pueda completarse en el año 2030.

25 feb. 2017

Recreaciones urbanas: entre el decorado teatral, las aspiraciones culturales y la caricatura.

El Pueblo Español de Barcelona es una de las propuestas de recreación arquitectónica y urbana más espectaculares (y controvertidas). En la imagen, la Plaza Mayor presidida por la reproducción del Ayuntamiento de Valderrobles (Teruel).
La arquitectura siempre ha tenido problemas para ser materia de exhibición directa, siendo poco frecuentes los conjuntos de edificios levantados con voluntad de muestra (aunque hay casos de gran interés). Por eso, habitualmente su exposición se realiza a través de “intermediarios” (fotografías, dibujos, planos, maquetas, etc.). No obstante, más allá de las singulares reuniones de edificios icónicos o de los ejercicios de intermediación expositiva, surge una tercera vía: la recreación arquitectónica y urbana. Esta consiste en su reproducción descontextualizada a escala real (sobre todo de las fachadas), ofreciendo recopilaciones heterogéneas que pueden responder a motivos muy variados y en las que la apariencia de los escenarios resultantes bascula entre los deseos de realismo y los excesos, llegando a veces a rozar la caricatura.
Vamos a aproximarnos a diversos ejemplos, desde recreaciones con objetivos culturales, como es el caso del Pueblo Español de Barcelona o la efímera “strada novissima” de la Bienal de Venecia de 1980, hasta escenografías teatrales del estilo de los Pueblos Potemkin o los poblados de los spaghetti-western rodados en el desierto de Tabernas (Almería), pasando por los exitosos espacios comerciales de Las Rozas Village en Madrid o el food court del centro comercial de Santa Catarina en Oporto.

18 feb. 2017

Así nació Washington, la capital de los Estados Unidos de América.

Plano de 1835 reflejando la delimitación del Distrito Columbia y las trazas urbanas esquemáticas de Washington.
La fundación de ciudades es siempre un acto especial, pero mucho más cuando nacen como capitales que deben representar a una nación. Entonces, todas las decisiones son más trascendentes. La selección del emplazamiento, la planificación de su trazado o la ubicación de sus instituciones, se convierten en actos dotados de una gran significación.
Cuando se constituyeron los Estados Unidos de América, a partir de las Trece Colonias británicas que habían logrado su independencia del Imperio, se tuvo la necesidad de construir una nueva ciudad para ejercer de capital federal de la incipiente nación. Y no solo eso, sino que, además, debería contar con un territorio propio y autónomo respecto a los estados. Con esos requisitos, en 1791, nació Washington y se delimitó el Distrito Columbia que la contiene. En este artículo nos aproximaremos a las circunstancias que rodearon su fundación para, en otro posterior, analizar su singular trazado, del que podría decirse que fue el “canto del cisne” del urbanismo clásico.

8 feb. 2017

Ciudades triples en las fronteras: los trifinios urbanos (los casos de la “Triple Frontera” sudamericana y de Basilea).

Hitos recordatorios de los trifinios analizados: arriba, de la denominada “Triple Frontera” Sudamericana y debajo del “Dreiländereck” europeo.
Nuestro planeta está surcado por unas líneas invisibles que delimitan los territorios políticos (aunque en ocasiones aprovechen accidentes geográficos o se materialicen con muros o vallados para indicar las fronteras con rotundidad). A veces, esas líneas convergen en puntos que se convierten en vértices muy singulares porque en ellos se congregan más de dos estados.
Uno de estos casos son los denominados trifinios, puntos en los que confluyen tres países distintos. Habitualmente se localizan en espacios naturales, pero hay ejemplos que aparecen en áreas urbanizadas, en las que la reunión de tres ciudades de naciones diferentes genera situaciones muy particulares, superando las habituales relaciones producidas entre parejas urbanas fronterizas.
Vamos a aproximarnos a dos casos concretos y muy distintos por su contexto, geográfico, cultural y socioeconómico. El primero se encuentra en Sudamérica: la denominada “Triple Frontera” que, señalada por dos ríos, el Paraná y el Iguazú, separa Argentina, Brasil y Paraguay. El segundo caso está en Europa y es algo más complejo porque la separación no es tan nítida como en el anterior. En este trifinio, que en alemán recibe el nombre de Dreiländereck (“esquina de los tres países”), se reúnen Francia, Alemania y Suiza en una conurbación presidida por la ciudad más importante: la suiza Basilea que linda sin solución de continuidad con sus vecinas francesas y germanas.


28 ene. 2017

Claves esenciales del Jardín Japonés.

El jardín seco es quizá el más conocido de los modelos de la jardinería japonesa, pero no es el único (Ryoan-ji en Kioto, Japón)
Tras habernos aproximado a los modelos clásicos de la jardinería europea (el Jardín renacentista italiano, el Jardín formalista francés y el Jardín paisajista inglés) repasaremos las claves esenciales de la jardinería oriental, concretamente, de los jardines japoneses.
Los historiadores consideran que en el año 552 se introdujo la cultura china en Japón (llevando el budismo, la escritura, el arte y también la jardinería) dando fin a la “prehistoria” nipona. Desde entonces las islas pasarían por distintos periodos políticos y artísticos que alumbraron diferentes modelos de jardín japonés.
Porque no hay un único “jardín japonés”, a pesar de esa tendencia simplificadora establecida en Occidente que suele asimilarlo con uno de sus tipos: el jardín seco o kare-sanshui. Este modelo puede ser el más reconocible, pero la creatividad nipona es mucho más rica y variada. Confirmando esa diversidad, pueden citarse los denominados “jardines de islas y lagos” o los de la “ceremonia del té”, así como las propuestas geométricas más recientes, que convierten a la jardinería japonesa en una de las más originales e influyentes de la arquitectura del paisaje.

25 ene. 2017

¿Dónde están las utopías urbanas del siglo XXI? (artículo en el blog "Seres Urbanos" de EL PAÍS)

Tranvías en Debrecen (Hungría).  AP
Nueva colaboración de Urban Networks con el periódico EL PAÍS (blog Seres Urbanos / Planeta Futuro). El artículo "¿Dónde están las utopías urbanas del siglo XXI?" se ha publicado hoy, 25 de enero de 2017.

14 ene. 2017

Nueva Guatemala, la racionalidad ilustrada de la colonización española.

Nueva Guatemala sería planteada siguiendo los ideales ilustrados de orden y racionalidad característicos del siglo de las luces (Luis Díez Navarro, 1776)
En 1492, España descubrió un continente desconocido para los europeos (América) y se lanzó a su conquista. Esa empresa le permitió forjar el Imperio Español durante el siglo XVI. La metrópoli colonizaría y reorganizaría aquellas ignotas tierras transatlánticas apoyándose en las numerosas ciudades que serían construidas para ello.
En el siglo XVIII, las principales urbes coloniales estaban ya en marcha, pero a finales de la centuria, los frecuentes seísmos sufridos por la sede de la Capitanía General de Guatemala (Santiago de los Caballeros de Guatemala, hoy más conocida como Antigua Guatemala) recomendaron su traslado, buscando un nuevo lugar, más seguro, donde refundarla.
En 1776, se trazó el primer plano de esa nueva ciudad que sería planteada siguiendo los ideales ilustrados de orden y racionalidad, característicos del siglo de las luces. Así, recogiendo la experiencia secular en planificación urbana e incorporando algunas novedades (aunque no todas se llevarían a la práctica) surgiría Nueva Guatemala, el proyecto más destacado de la última hornada de ciudades coloniales españolas.

1 ene. 2017

La ciudad “celular” de Savannah: lecciones de una de las joyas de la planificación norteamericana.

Su peculiar estructura urbana y sus espacios públicos hacen de Savannah una de las joyas de la planificación norteamericana. En la imagen, Madison Square y ortofoto parcial del barrio histórico.
La fundación de Savannah, en Georgia, la última de las Trece Colonias de la Norteamérica británica, significó una singularidad maravillosa en las estrategias de planificación urbana de la primera mitad del siglo XVIII. La ciudad no fue creada como un proyecto completo y acabado desde su origen, ni tampoco como un trazado extensible sin límite, sino que surgió a partir de una “célula”, que iría replicándose conforme fuera necesario. Ese módulo original combinaba las necesidades residenciales con una notable presencia de edificios comunitarios y espacio público, y su repetición crearía una espectacular estructura de plazas que hicieron de la ciudad un ejemplo de espacio “humanizado”.
Desgraciadamente, Savannah quedó orillada respecto a las grandes corrientes del desarrollo norteamericano y su influencia fue escasa, ya que se impondrían los criterios pragmáticos y la eficacia de la Land Ordinance de 1785. El olvido de las lecciones de Savannah tuvo consecuencias y las ciudades de colonización estadounidense sufrieron graves carencias de espacio público.