19 dic. 2016

¿Aportan algo las ciudades a la felicidad humana? (artículo en el blog "Seres Urbanos" de EL PAÍS)

Gran Vía de Madrid (Foto: Urban Networks)
Nueva colaboración de Urban Networks con el periódico EL PAÍS (blog Seres Urbanos / Planeta Futuro). El artículo "¿Aportan algo las ciudades a la felicidad humana?" se ha publicado hoy, 19 de diciembre de 2016.
En él se reflexiona sobre la calidad de vida urbana y las ciudades que cuentan con mejores condiciones para ofrecerla.

17 dic. 2016

El nacimiento de Filadelfia: el “Santo Experimento” de los cuáqueros.

Filadelfia en el siglo XVIII (frente al rio Delaware grabado por George Heap desde la orilla de Jersey)
Filadelfia fue una ciudad pionera, tanto en su planteamiento urbano (fue una de las primeras ciudades planificadas por los británicos en el Nuevo Mundo); como, sobre todo, socialmente, ya que nació para demostrar que una nueva forma de organización política era posible.
Su fundador, William Penn, había sido perseguido por sus creencias religiosas (cuáqueras) y alumbró la idea de crear una comunidad basada en las ideas de igualdad y tolerancia. Su visión, que recibió el nombre de Holy Experiment (Santo Experimento), se plasmó en 1682 con la creación de Filadelfia (que significa “amor fraternal”).
El Santo Experimento funcionó durante casi cien años, pero acabaría desapareciendo tras el empuje de la enorme prosperidad de la ciudad (llegaría a ser la más poblada de la Norteamérica británica y ejercería de capital de los Estados Unidos independientes). También el trazado original (una retícula ortogonal finita) sufriría importantes variaciones en los siglos siguientes porque, aunque se respetó su espíritu geométrico, se fueron modificando dimensiones y programas, sustituyendo edificaciones o incorporando grandes vías rodadas. Hoy, el sueño de Penn es difícil de reconocer en el centro histórico de Filadelfia, que ofrece una sorprendente amalgama de estilos, tamaños y escalas.

11 dic. 2016

La “construcción de Europa” en Bruselas: la transformación del Quartier Léopold en el Barrio Europeo.

En el Barrio Europeo, la rue du taciturne, muestra el contraste entre el pasado residencial y los nuevos edificios terciarios (al fondo el Edificio Lex).
La elección de Bruselas para albergar a las principales instituciones de la Unión Europea supuso una transformación sustancial del barrio escogido para ubicarlas, uno de los más singulares de la ciudad: el Quartier Léopold, que, por esa razón, es conocido oficiosamente como el “Barrio Europeo”. En las últimas décadas, para adaptarlo y dar cabida a los grandes edificios que acogen a la Comisión, a los Consejos o al Parlamento entre otras sedes, el Quartier Léopold ha sufrido modificaciones trascendentales que le han llevado a perder buena parte de su antigua esencia. Además, los bruselenses se refieren con fina ironía a la “construcción de Europa” para designar el estado permanente de obras (arquitectónicas y urbanas) producidas por las necesidades de los diferentes organismos.
Nos aproximamos brevemente a la creación del barrio y a la peculiar (y complicada) organización de la Unión Europea con el objetivo de constatar un proceso de transformación que entronca con la noción de “bruselización”, una estrategia urbana de cambio radical con pocas consideraciones respecto a la ciudad preexistente.