28 dic. 2013

Astaná, una nueva capital para el siglo XXI que se debate entre la sobriedad de las ideas y la opulencia de las formas.

Astaná no deja indiferente porque sorprende por su desinhibido eclecticismo, por sus espectaculares y controvertidas formas, por sus estridentes colores, por la amplitud de sus espacios o por sus discutibles juegos de escala, todo ello dentro de un dinamismo extraordinario que mira con optimismo hacia el futuro. 
Astaná es una ciudad que no deja indiferente. La nueva capital de Kazajistán es presentada con orgullo por sus promotores, que la consideran un modelo de futuro y un ejemplo de la economía emergente del país, pero es analizada con reservas desde la mirada occidental.
Astaná es una ciudad relativamente nueva. Su anterior nombre era Akmola y ya contaba con 300.000 habitantes antes de ser designada capital en 1997. Desde entonces, la ciudad se ha reinventado en un interesante debate entre la sobriedad de las ideas (propuestas por Kisho Kurokawa), que encuentran dificultades para implantarse, y la opulencia de unas formas que ofrecen una peculiar representación urbana. El proceso  urbano continúa y Astaná se prepara para un nuevo capítulo de gran trascendencia, albergar la Exposición Internacional de 2017 que se celebrará con el lema La Energía del Futuro,
La formalización de Astaná, más allá de la planificación urbana, parece buscar su identidad basculando entre el camino seguido por otras ciudades enfrentadas a un entorno hostil, como Las Vegas o Dubai, que han apostado por el espectáculo urbano, y el camino de una monumentalidad de “nuevo rico”, con tendencias kitsch, que mira posmodernamente a San Petesburgo. Los resultados obtenidos hasta el momento sorprenden por su desinhibido eclecticismo, por sus espectaculares y controvertidas formas, por su estridente colorismo (incluso nocturno), por la amplitud de sus espacios o por sus discutibles juegos de escala, todo ello en un contexto de inversiones multimillonarias y con un dinamismo extraordinario que mira con optimismo hacia el futuro.

21 dic. 2013

Bizancio - Nueva Roma - Constantinopla - Estambul, la ciudad como palimpsesto.

La imagen de Estambul desde el satélite muestra la extensión de su área metropolitana, muy superior a sus límites históricos.
La ciudad nunca es una hoja en blanco, siempre se construye sobre unas referencias anteriores, unas huellas preexistentes. La ciudad es como un palimpsesto, aquellos manuscritos antiguos que reutilizaban pergaminos anteriores que, aunque habían sido borrados, todavía conservaban rastros de las tintas previas.
Todas las ciudades son así, pero algunas, dado el papel que les ha otorgado la historia, lo son en grado superlativo. Estambul es uno de los mejores ejemplos. Allí han dejado su huella griegos, romanos, bizantinos, otomanos, turcos…  y cada aportación ha ido modelando esa ciudad protagonista de la historia. Nacida como la estratégica Bizancio, convertida en capital imperial como Constantinopla, luego primera ciudad de Imperio Otomano y finalmente conocida como Estambul, hoy es una inmensa área metropolitana que se encuentra habitada por casi quince millones de personas y que se extiende por Europa y Asia bordeando el Estrecho del Bósforo, la frontera entre esos continentes.
Se atribuye a Napoleón Bonaparte la siguiente frase: “Si le monde entier devait être un seul pays, Constantinople en serait la capitale” (Si el mundo fuera un único estado, Constantinopla sería la capital), sentencia que reconoce ese complejo palimpsesto territorial y su genoma multicultural.

14 dic. 2013

Cuando París se convirtió en París: Las transformaciones del Barón Haussmann (1. Antecedentes)

La Rue Rivoli de París. Imagen de su primera etapa, iniciada bajo el Primer Imperio, con las características fachadas diseñadas por Fontaine y Percier.
El “vieux Paris” (viejo París) defendido por Balzac o Victor Hugo y fotografiado por Charles Marville, era una ciudad vital y atractiva pero también densa, laberíntica, envejecida, con graves problemas de salubridad y sobre todo poco adecuada para los nuevos tiempos que se vislumbraban a finales del XVIII.
Durante el siglo XIX, en París se produjeron una serie de transformaciones extraordinarias que cambiarían radicalmente la fisonomía de la capital francesa, surgiendo una nueva ciudad que se convertiría en el espejo en el que todas las grandes urbes querían reflejarse. La nueva imagen de París, con sus amplios bulevares, sus parques, sus grandes edificios públicos o su característica arquitectura residencial, se erigió como el modelo urbano de la Ciudad Posliberal.
Entonces, París, se convirtió en París, en esa ciudad renovada, con una identidad tan poderosa que logró situarse como centro de gravedad de nuestro planeta urbano. Desde el nuevo París se irradiaría glamour al resto del mundo y se dictarían las claves del futuro al que todos querían llegar.
Las intervenciones alcanzaron su clímax con el firme liderazgo del Barón Haussmann y Napoleón III, durante el Segundo Imperio francés. Pero la filosofía de actuación, que consideraba a la ciudad existente como un cuerpo moribundo que había que reanimar, incluso con amputaciones, había comenzado años atrás, con los deseos de belleza y representatividad perseguidos por Napoleón o los objetivos higienistas de las restauradas monarquías.
En este primer artículo nos aproximaremos a estos antecedentes que marcarían el camino para la revolución urbana hausmaniana.

7 dic. 2013

Ciudades en Blanco y Negro: La particular visión británica del urbanismo colonial en África.

En 1931, el arquitecto y urbanista británico Stanley Adshead declaró: “Sería un error tratar a los africanos como si fueran europeos (…) sería estúpido ofrecerles las comodidades que ellos nunca han conocido y que, después de generaciones y generaciones, han llegado a ser necesarias para el hombre blanco”.
Toda una declaración de intenciones que justificaba el elitismo y la segregación presentes en las ciudades coloniales creadas por los británicos de África.
Las ciudades coloniales británicas muestran una imagen en Blanco y Negro. En esas ciudades “dobles”, la sociedad colonizadora se mantuvo al margen de la vida de los nativos planificándose espacios diferentes para cada comunidad. Barrios trazados con una fuerte base geométrica, estructurados por grandes avenidas, con amplios espacios libres, bien equipados y con lujosas mansiones coloniales se oponían a barrios orgánicos, casi espontáneos, cercanos a la infravivienda y con graves carencias dotacionales.

30 nov. 2013

El París de Esnauts y Rapilly: llevando la ciudad en el bolsillo (Formas de mirar la ciudad)

El plano de París, editado por Esnauts y Rapilly en 1780, desplegado.
Ahora que las nuevas tecnologías nos proporcionan navegadores que, en el coche o en el teléfono, nos guían por la ciudad, los planos y mapas callejeros parecen caer en desuso. Pero cuando hace más de doscientos años, unos editores parisinos publicaron un plano de su ciudad que podía plegarse y desplegarse de una forma fácil y duradera, produjeron una innovación que revolucionó la relación de los ciudadanos con su entorno urbano.
París se encontraba en un momento delicado. En 1682 el rey Luis XIV había decidido trasladar su residencia a Versalles, y este hecho afectó considerablemente a la ciudad que, sin llegar a paralizarse, sufrió un importante estancamiento a lo largo de todo el siglo XVIII. A finales del mismo, en 1780, los editores Jacques Esnauts y Michel Rapilly publicaron un mapa que mostraba aquel París de los últimos tiempos del Antiguo Régimen. Poco después se produciría la Revolución de 1789 que cambiaría el mundo y París comenzaría otra historia que culminaría con su gran transformación de mediados del siglo XIX liderada por el Barón Haussmann.
Pero más allá de su indudable valor testimonial, el plano de Esnauts y Rapilly tiene un puesto privilegiado en el mundo de la cartografía por ser el primer plano callejero efectivo de bolsillo.

23 nov. 2013

Quito, ciudad figurativa y ciudad abstracta contra el territorio (en la costura urbana del mundo)

Quito Colonial mostrando, en primer término, las deformaciones de su trama y al fondo el sector norte del Quito moderno (el edificio iluminado de azul es la gran Basílica del Voto Nacional).
Si enfrentamos el impresionante Centro Histórico de Quito, al que la UNESCO le otorgó en 1978 (junto a Cracovia) la primera declaración de Patrimonio Cultural de la Humanidad, y el extenso Quito Metropolitano, cuya marca urbana serpentea por el valle unos 45 kilómetros hasta San Antonio, nos encontramos con dos realidades muy diferentes que nos permiten reflexionar sobre la identidad urbana a partir de las nociones de abstracción y figuración como referentes del valor icónico de la ciudad
Quito es un buen ejemplo para ello, ya que la ciudad, ubicada en el ecuador de nuestro globo terrestre, ejerce de “costura urbana” entre las dos mitades del mundo, y asumiendo ese papel simbólico, ha basculado, radicalmente y en poco tiempo, entre lo abstracto y lo concreto.
La capital de Ecuador es una ciudad muy peculiar ya que su compleja topografía le obliga a trazados urbanos en lucha permanente contra el territorio. Por eso, a pesar de surgir desde un modelo abstracto (las ciudades de colonización española), que establecía unas reglas igualitarias para todas las nuevas fundaciones, en su adaptación al relieve, el Quito Colonial acabó superando los esquemas abstractos para ofrecer un trazado personal que engendró una ciudad figurativa, con unas notables referencias icónicas y significativas.
Pero este contexto, mantenido durante siglos, se trastocó por la explosión demográfica que, a partir de 1950, multiplicó extraordinariamente su población y extensión, provocando que la ciudad moderna perdiera su escala y su figuración tradicional. El Quito Metropolitano, como otras tantas urbes de nuestro entorno, ha retornado a la abstracción de espacios inexpresivos para el conjunto de la ciudadanía.

16 nov. 2013

Los Elefantes Blancos en las ciudades y el caso del Cuartel del Conde Duque en Madrid (y 3, Arquitectura).

1. Complejo comercial (Corte Inglés y Hoteles); 2. Universidad Pontificia de Comillas (ICAI); 3. Universidad Pontificia de Comillas (ICADE); 4. Viviendas para el Patronato Militar; 5. Palacio de Liria, 6.Centro Cultural Conde Duque; 7. Museo ABC de Dibujo e Ilustración (antigua fábrica de cervezas Mahou); 8. Iglesia y Convento de las Comendadoras de Santiago; 9.  Iglesia de Santa María la Real de Montserrat; 10. Casa Palacio de don Antonio Barradas, 11. Iglesia de San Marcos; 12. Edificio España; 13. Universidad Central e Instituto Cardenal Cisneros; 14. Ministerio de Justicia (Palacio de la Marquesa de la Sonora); 15. Edificio Coliseum; 16. Edificio de viviendas Gran Vía 60
El Centro Cultural Conde Duque es un “elefante blanco” que se erige como emblema del barrio delimitado por las calles San Bernardo, Alberto Aguilera y Princesa (con la parte final de la Gran Vía).
Este “triángulo urbano” cuenta con interesantes y valiosas piezas arquitectónicas que ofrecen un recorrido por la arquitectura de los últimos cuatro siglos. Allí encontramos, desde joyas del barroco, neoclasicismo, historicismo o racionalismo, hasta ejemplos de la arquitectura más reciente.
Además, presenta una gran variedad tipológica, pudiendo descubrir desde edificios industriales, como la primera fábrica de cerveza que hubo en Madrid (Mahou), hoy reconvertida en Museo ABC de Dibujo e Ilustración; hasta religiosos, como la iglesia de Montserrat, la de San Marcos, o el Convento de las Comendadoras de Santiago; también palacios como el Palacio de Liria, la espectacular residencia madrileña de la Casa de Alba; edificios dotacionales como la antigua Universidad Central de Madrid; o de usos mixtos como el imponente Edificio España.
Con esta tercera entrega finaliza la serie dedicada al Conde Duque y su entorno.

9 nov. 2013

Los Elefantes Blancos en las ciudades y el caso del Cuartel del Conde Duque en Madrid (2, Entorno Urbano).

El entorno del Conde Duque es el triángulo formado por la calle Alberto Aguilera, que discurre por el norte con dirección este-oeste;  la calle San Bernardo, que es su límite oriental marcando la dirección norte-sur;  y la calle Princesa (junto a la parte final de la Gran Vía) que lo cierra por el oeste.
En la caracterización como “elefante blanco” del edificio Conde Duque de Madrid, tiene mucho que ver su compleja inserción urbana, que ha sido y es un hándicap importante para su desarrollo y proyección como centro cultural metropolitano.
Para conocer las circunstancias que lo envuelven examinaremos su entorno próximo. El Conde Duque es el emblema de un “triángulo urbano” delimitado por tres importantes vías madrileñas: la calle San Bernardo, la calle Alberto Aguilera y la calle Princesa (con la parte final de la Gran Vía).
En este segundo artículo nos aproximaremos a las claves de la formación del barrio que explican su particular idiosincrasia, así como a los principales espacios urbanos que lo componen. Dejaremos para una tercera entrega el acercamiento arquitectónico.

2 nov. 2013

Los Elefantes Blancos en las ciudades y el caso del Cuartel del Conde Duque en Madrid (1).

La expresión “elefante blanco” surge a partir de una costumbre de los antiguos reyes de Siam, que regalaban esos animales albinos a súbditos de los que estaban descontentos. Al ser un animal sagrado, las responsabilidades de mantenimiento que conllevaba el “obsequio” suponían una carga tan pesada que podía llegar a arruinar al receptor.
Desde esa práctica, la expresión saltó a la cultura occidental, para referirse a posesiones cuyo mantenimiento supera con creces a los beneficios que proporcionan. En 2005, dos profesores universitarios le dieron categoría de teoría político-económica, y desde entonces fue aplicada en las ciudades. Particularmente, sobre muchos de los “proyectos estrella” de los últimos años, que promovidos desde los poderes públicos han acabado mostrando su verdadero rostro de “elefantes blancos”. Son edificios o infraestructuras que exigieron grandiosas inversiones y siguen requiriendo recursos muy elevados para su mantenimiento sin encontrar una justificación para su existencia.
Esta semana ha comenzado el periodo madrileño del Master in Urban Interior Design [MUID] (el siguiente periodo se desarrollará en Milán, cuya Escuela Politécnica comparte el título con la de la Universidad San Pablo-CEU) y durante sus dos meses de duración, los alumnos analizarán, diagnosticarán y realizarán propuestas para el entorno del Cuartel del Conde Duque, uno de esos “elefantes blancos” al que le está costando perder la etiqueta.
Este primer artículo se aproxima al concepto y al protagonista para, en próximas entregas, profundizar en las características urbanas y arquitectónicas de su entorno.

26 oct. 2013

El “Sistema Solar” de Madrid (y 3): Los edificios de la Puerta del Sol.

El edificio más emblemático de la Puerta del Sol es la antigua Real Casa de Correos, actualmente sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Tras la torreta del famoso reloj emerge la torre de la Iglesia de Santa Cruz.
Finalizamos la serie sobre la Puerta del Sol con la décima entrega. En este último artículo, volvemos a la noción de “Sistema Solar” de Madrid, con la que nos referimos al conjunto de calles, plazas y edificios relacionados con Sol, lugar que actúa como su centro gravitacional.
En anteriores artículos nos acercamos a las calles y a las plazas del “sistema”. En esta ocasión, nos aproximaremos a los edificios de la Puerta del Sol y a los más representativos de su entorno, entre los que se incluyen joyas de la arquitectura madrileña, que, en algún caso, han protagonizado episodios relevantes de nuestra historia.
La arquitectura de la zona, desde los grandes edificios institucionales hasta las modestas viviendas, ha sufrido importantes transformaciones a lo largo de su historia. Muchos inmuebles cayeron derribados víctimas de desamortizaciones, de especulaciones inmobiliarias o de operaciones de reforma urbana, como la de la propia Puerta del Sol. Palacios, conventos y numerosas viviendas desaparecieron para dar paso a espacios públicos o a nuevos edificios que se integraron en el conjunto. En otros casos, las construcciones han sufrido remodelaciones importantes, motivadas habitualmente por cambios de uso.
También es remarcable la frenética actividad de muchas de las plantas bajas del área, en las que locales comerciales muy variados, cafés o restaurantes potencian la intensa vida ciudadana que siempre ha caracterizado a Sol.


19 oct. 2013

Las Puertas del Sol de Madrid que pudieron ser y no fueron (en el siglo XIX).

Propuesta de reforma de la Puerta del Sol. Proyecto de Hamal y Manby, 1855. Perspectiva. 
No resultó sencillo llegar a la forma definitiva de la Puerta del Sol de Madrid.
La historia de su configuración, realizada a mediados del siglo XIX, es como una novela de intriga: impulsos y paralizaciones, cambios de gobierno, demandas judiciales, concursos fallidos, discrepancias entre técnicos, entre empresarios y entre políticos, debates periodísticos, disputas académicas, protestas y revueltas populares,…
La Puerta del Sol se había convertido en un espacio problemático. Su altísima intensidad de uso lo tenía permanentemente congestionado y, además, resultaba poco representativo como centro neurálgico de la capital. Su reforma se convirtió en una necesidad imperiosa.
En 1847 había quedado configurado el lado sur de la plaza. Las Casas de Cordero y la manzana situada entre las calles Carretas y Espoz y Mina (que fue abierta en esos años) habían seguido la alineación de la Casa de Correos (que entonces se convirtió en sede del Ministerio de Gobernación), formando un conjunto que se ofrecía como referencia a partir de la cual transformar la caótica plaza, en la que odavía estaba en pie la Iglesia del Buen Suceso, que sería derribada en 1854.
Las discusiones sobre la remodelación de la Puerta del Sol duraron más de veinte años. Finalmente, en 1862, se logró inaugurar el espacio que hoy conocemos, pero durante  ese tiempo quedaron otras muchas propuestas sin realizar. Esas plazas desestimadas son “ensayos de Sol” y revelan algunas claves para entender tan tortuoso proceso.

12 oct. 2013

Los Futuros de la Puerta del Sol de Madrid.

La exposición PIENSA SOL muestra un conjunto de audiovisuales dentro de una maqueta a escala 1:10 de la Puerta del Sol que ha sido realizada en cartón.
La Puerta del Sol tiene futuros, en plural, por la diversidad de opciones que se abren ante ella. La plaza y su entorno miran hacia adelante conjugando el deseo y la realidad. Por una parte se está reflexionando sobre cuál debe ser su rumbo más adecuado mientras que, por otra, ya están en marcha actuaciones concretas.
El pasado 30 de Septiembre arrancó el Concurso Internacional de Ideas “PIENSA SOL”, así como un amplio programa de actividades complementarias. Entre éstas destaca la Exposición del mismo nombre que muestra diferentes audiovisuales informativos dentro de una formidable maqueta de cartón a escala 1:10 de la Puerta del Sol que se ha construido en el Colegio de Arquitectos de Madrid.
En paralelo a las ideas que se están generando sobre la evolución de la plaza, varios proyectos toman forma en su entorno. Entre ellos destaca la conocida como Operación Canalejas que transformará la manzana “de oro” de Sol, instalando un centro comercial, hotel, oficinas y viviendas. También es reseñable  la próxima apertura de la Apple Store en el edificio nº 1 de la Puerta del Sol, o las diferentes estrategias urbanas sugeridas por programas como el Proyecto Madrid Centro o el Plan de Movilidad Urbana Sostenible, que plantean potenciar el eje ambiental-cultural entre el Paseo del Prado y el Palacio Real o el eje comercial-peatonal que llegará desde Fuencarral hasta la plaza de Tirso de Molina y que se cruzan en la plaza.
Con todo, Sol está potenciando su brillo.
Comenzamos nuestro recorrido por las intervenciones que ya se están desarrollando para finalizar presentando la iniciativa PIENSA SOL.

5 oct. 2013

De “supositorios”, “arpías” o “tragabolas”: la difícil tarea de amueblar la Puerta del Sol de Madrid.

Imágenes de las grandes farolas de la última época de la Puerta del Sol. A la izquierda los polémicos “supositorios” de la reforma de 1985. En el centro las sustitutas de las anteriores que iluminaron la plaza  entre 1986 y 2009 (se mantuvo el pedestal cambiando la parte superior por candelabros “fernandinos”). Y a la derecha las grandes farolas actuales estilo “Principe Pío” presentes desde la última reforma.
Frente a la permanencia de los trazados urbanos y de la propia arquitectura, el plano horizontal de la ciudad y, sobre todo, los elementos que pueblan el espacio público muestran una mutabilidad, a veces sorprendente. El mobiliario urbano, que se encuentra sometido a un intenso desgaste funcional y meteorológico, a posibles actos vandálicos, e incluso a las variaciones de modas y criterios, tiene una vida relativamente corta.
Amueblar la Puerta del Sol ha sido desde el principio una tarea difícil y polémica. La significación de la plaza y su gran visibilidad la han situado en el centro de muchos “huracanes” de todo tipo. Alumbrado, elementos de descanso o limpieza, bolardos, kioscos, marquesinas, templetes, arbolados, fuentes, esculturas o ajardinamientos, se encuentran en permanente observación. El diseño de estos elementos, su coste, su ubicación, su número o su misma necesidad son objeto de discusión continua.
Cada intervención en la Puerta del Sol ha suscitado tensos e intensos debates, tanto sobre las propuestas en general como respecto a sus componentes en particular, con partidarios a favor y en contra. Y en el fragor de estas “batallas” dialécticas, el humor madrileño ha ido bautizando alguna de sus piezas más controvertidas, desde la “Mariblanca” a las farolas “supositorios”, la Fuente de las “arpías” o el reciente acceso al intercambiador: el “tragabolas”.
Repasaremos a continuación algunos de los elementos más significativos de la plaza, a lo largo de la historia y en la actualidad.

28 sept. 2013

Las cinco Puertas del Sol de Madrid (a lo largo del tiempo).

La Puerta del Sol en la asombrosa maqueta realizada en 1830 bajo la dirección de León Gil de Palacio, que se encuentra en el Museo de Historia de Madrid, en la calle Fuencarral.
La Puerta del Sol nació como un enclave periférico (puerta de una muralla), pero llegó a convertirse en el centro neurálgico de Madrid.
La evolución de su papel urbano fue acompañada por diferentes configuraciones del espacio. Han sido cinco Puertas del Sol diferentes, desde aquel acceso a la villa medieval hasta llegar a la actual plaza:
  1. La Puerta de la Muralla (siglos XV-XVII)
  2. La Plazuela irregular (siglos XVII y XVIII)
  3. La Plazuela semi-regular del XVIII y XIX
  4. La Plaza formal del XIX
  5. Las transformaciones del plano horizontal (y subterráneo) (siglo XX y XXI)
A pesar de sus diversas formalizaciones, la plaza siempre ha mantenido un denominador común: la vitalidad proporcionada por la constante presencia de personas, que la han convertido en un  lugar de encuentro de referencia.
Esas cinco Puertas del Sol, más sus distintas variaciones horizontales, han ido adaptando el espacio a las necesidades de cada sociedad. En 2013, tras acontecimientos tan relevantes como el 15M, que dieron a la plaza trascendencia internacional,  vuelve a surgir el debate sobre su futuro.

21 sept. 2013

Las Puertas del Sol de Madrid que pudieron ser y no fueron (en el siglo XX)

Perspectiva de Antonio Palacios para la reforma de la Puerta de Sol y su entorno. Palacios imaginó un nuevo centro cuya imagen se aproximaba a la monumentalidad de grandes capitales europeas como París o Viena.
Tras el intenso y polémico proceso de transformación que tuvo la Puerta del Sol durante el siglo XIX, la plaza disfrutó de unas décadas de “descanso” hasta que, durante la primera mitad del siglo XX, comenzaron a surgir nuevas propuestas de reforma integral.
Reconocidos arquitectos del momento, como Secundino Zuazo, Manuel Muñoz Monasterio o Antonio Palacios, formularon radicales proposiciones para su remodelación.
Estos ensayos mostraron algunas bases comunes como la de considerar la plaza dentro de un ámbito mayor que debería ser transformado para resolver el complicado tráfico madrileño, ya que en aquellos años, todos los recorridos norte-sur pasaban por la Puerta del Sol, colapsando el centro de Madrid. En aquellos años no solo no existían circunvalaciones como la actual Calle 30 o la M-40, sino que ni siquiera estaba realizado el gran eje del Paseo de la Castellana que transformaría la movilidad de la ciudad. Además de la ampliación de su espacio, otro factor común fue la desconsideración con la arquitectura dieciochesca, ya que el edificio de la antigua Casa de Correos desaparecía en todas ellas y en su lugar se proponían nuevas arquitecturas representativas.
Ninguna de estas propuestas se hizo realidad, pero sirvieron como reflexión sobre algunas de las carencias que se detectaban en el Madrid anterior a la guerra civil.

14 sept. 2013

El “Sistema Solar” de Madrid (2): La Puerta del Sol y las plazas y espacios significativos de su entorno.

Las plazas del “Sistema Solar” madrileño sobre la ortofoto actual de GoogleEarth. En amarillo se indican las relacionadas directamente con Sol (en sentido horario desde el norte: Callao, Canalejas, Jacinto Benavente y Mayor; aunque se marca en el oeste la Plaza de Isabel II, queda alejada de la influencia inmediata de Sol). En Naranja, las relacionadas indirectamente, siguiendo el mismo criterio de orden, Carmen en el norte, Santa Ana, Angel, Provincia, Santa Cruz y Descalzas. Finalmente, con un círculo naranja degradado, dos espacios no formalizados pero identificables (en el norte la Red de San Luis y en el Este, Sevilla).
El “Sistema Solar” de Madrid es un conjunto de calles, plazas y edificios relacionados con la Puerta del Sol, que actúa como su centro gravitacional.
En un artículo anterior nos referimos a las calles. En éste, nos aproximaremos a las plazas y espacios urbanos significativos de su entorno.
Algunas de las plazas situadas en la órbita de Sol cuentan con conexión directa con ella (Callao, Jacinto Benavente, Canalejas, Pontejos). Otras, en cambio, carecen de esa vinculación inmediata y lo hacen de siguiendo recorridos indirectos, pero comparten el espíritu de la zona (Mayor, Angel, Santa Ana, Carmen, Descalzas/San Martín, Santa Cruz y Provincia). También existen espacios que, aunque carecen de una formalización específica, presentan una identidad nítida para los ciudadanos (Sevilla, Red de San Luis).
Este sistema “orbital” establece un anillo de espacios perimetrales a Sol que resultan fundamentales para el funcionamiento de toda la zona. Algunos de estos lugares son importantes nodos de la red de transporte público y albergan aparcamientos subterráneos. Los hay que destacan por su intensidad comercial o por ser centros de ocio y restauración muy frecuentados.  También los hay con una significación urbana de primer orden y, en general, acogen algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad.

7 sept. 2013

El “Sistema Solar” de Madrid (1): La Puerta del Sol y sus diez calles.

El “sistema solar” de Madrid, con las diez calles que acceden a la Puerta del Sol.
Hay un “Sistema Solar” en Madrid. La Puerta del Sol es el centro de un conjunto de espacios urbanos fundamentales para el entendimiento de la ciudad. Calles, plazas y edificios configuran una red espacial que gravita alrededor de “Sol”.
Comenzamos la presentación de este sistema por las diez calles que desembocan en la Puerta del Sol. Aunque inicialmente fueron once,  el devenir de la historia, que eliminó algunas vías y creó otras nuevas, dejó las diez que se relacionan a continuación en sentido horario partiendo desde la esquina de la calle Mayor: Mayor, Arenal, Preciados, del Carmen, Montera, Alcalá, Carrera de San Jerónimo, Espoz y Mina, Carretas, y Correo.
Estas diez vías, de tan distinto carácter (algunas se encuentran entre las más importantes de la ciudad, como la calle Mayor, calle Preciados, calle de Alcalá o Carrera de San Jerónimo), confluyen para crear un espacio complejo cuya formalización actual responde en lo esencial a la gran transformación concluida en 1862.
Este “sistema” de calles ha sido escenario de muchos de los acontecimientos históricos que han marcado la vida de la capital y del país, ha conocido diferentes instituciones y también ha visto ha visto levantar y derribar edificios, e incluso nacer grandes empresas como El Corte Inglés, pero sobre todo, ha visto pasear a millones de personas que han querido acercarse al centro de gravedad de Madrid.

31 ago. 2013

El Berlín de Wim Wenders (Berlín en la década de 1950, la ciudad-doble)

Imagen de la espectacular primera escena de “In weiter Ferne, so nah!”, un travelling aéreo alrededor de la Columna de la Victoria (Siegessäule) que preside el Tiergarten de Berlín.
La construcción de la identidad inmaterial de las ciudades debe mucho al cine. La creación de imágenes alimenta mitos urbanos que pueblan nuestra mente forjando nuestra concepción sobre ellas. En algunos casos afortunados se produce una magia especial entre el contenido y la ciudad elegida. Berlín es uno de estos casos.
Wim Wenders dirigió en 1987 una historia doble, sobre dos mundos, el de los ángeles y el de los  mortales (Himmel über Berlin, El Cielo sobre Berlín). Berlín era el escenario perfecto para representarla dada su condición de Ciudad Doble, dividida por el Muro de la vergüenza. En este juego de duplicidades, Wenders rodó una segunda parte en 1993 (In weiter Ferne, so nah!, ¡Tan lejos, tan cerca!), con la ciudad iniciando su esforzada reunificación, y la metáfora urbana volvió a encajar para encarnar la reunión de los dos universos.
Las películas son un complejo ejercicio de gran belleza, en las que la ciudad se convierte en el vehículo simbólico ideal para trasladar sus mensajes.
Aprovecharemos la referencia para acercarnos a la construcción de la Ciudad Doble en el Berlín de la década de 1950.

24 ago. 2013

Contrastes urbanos: El Salón del Prado y la Puerta del Sol de Madrid (la “plaza” que acabó como calle y la calle que se convirtió en plaza)

Ortofoto de Madrid con la Puerta del Sol a la izquierda y el Eje Prado-Recoletos a la derecha. En éste se remarca el inicial “Salón del Prado” o Prado de los Jerónimos con su característica forma circoagonal.
En Madrid, muy cercanos entre sí (a una distancia de seiscientos metros), encontramos el Paseo del Prado y la Puerta del Sol, dos de los lugares más simbólicos y representativos de la ciudad, cuyas contradicciones internas y carácter híbrido son una buena base para reflexionar sobre algunos atributos de los espacios urbanos.
El Paseo del Prado nació con vocación de estancia, pero acabó engullido por la red de comunicaciones. En cambio, la Puerta del Sol, que surgió en el encuentro de once calles, se convirtió con el tiempo en plaza.
La transformación de la Puerta del Sol fue muy diferente a la abordada para el Salón del Prado. Éste debía ser un lugar para el uso y disfrute de la alta sociedad madrileña, que acudía a él para ver y ser vistos, y fue un “regalo” de la Corona. Su misión urbana determinó que su diseño fuera escenográfico y con gran ornato, participando en él reputados arquitectos y artistas. Por el contrario la Puerta del Sol, fuertemente integrada en la red viaria de la ciudad, afectada de congestión y de escasez de espacio, tuvo que ser reformada por una imperiosa necesidad pública, siendo llevada adelante por ingenieros, que aplicaron principalmente criterios de eficacia y utilidad (aunque finalmente apareció un ligero “toque” simbólico).
Actualmente, el Eje Prado-Recoletos se encuentra en proceso de transformación siguiendo la propuesta ganadora de la competición que se celebró en 2002 y sobre la Puerta del Sol se va a convocar un concurso internacional para reflexionar sobre su futuro.

17 ago. 2013

Contrastes urbanos: La Plaza Mayor y la Puerta del Sol de Madrid (Sociabilidad estática frente a Sociabilidad dinámica)

Ortofoto de Madrid con la Plaza Mayor (rectángulo a la izquierda) y la Puerta del Sol (segmento circular a la derecha).
A solamente doscientos metros de distancia, encontramos en Madrid dos espacios urbanos singulares y contrapuestos en sus prácticas sociales. La Plaza Mayor y la Puerta del Sol son dos hitos de la ciudad, equiparables por su importancia simbólica pero que representan dos concepciones antitéticas en cuanto a su génesis y a la sociabilidad que desarrollan en ellas los ciudadanos.
La historia nos cuenta que la Plaza Mayor nació como un ajetreado mercado, exterior a las murallas de Madrid, que fue evolucionando hasta convertirse en el espacio interior más ceremonial de la capital. Por el contrario, La Puerta del Sol surgió como espacio interior al recinto madrileño y desde sus inicios mostró sus aptitudes como suministrador informal de “energía ciudadana” (especialmente informativa, desde su famoso mentidero de San Felipe).
Al margen de las multitudes de turistas que las visitan, a la Plaza Mayor se va a contemplar algún evento como espectador (sea concierto o mercadillo navideño). En cambio a la Puerta del Sol se va a participar, a ser “parte” protagonista del acontecimiento (festivo o político, por ejemplo)
La implicación ciudadana se muestra también en el tratamiento, ya que la primera recibe la denominación oficial de “plaza” mientras que la segunda, no solamente carece de ese reconocimiento, sino que es popularmente conocida como “Sol”, expresando una mayor cercanía al ciudadano.
La Plaza Mayor es el estatismo y la formalidad mientras que la Puerta del Sol muestra el dinamismo y la espontaneidad. Comparar los dos espacios nos permite extraer algunas conclusiones sobre la sociabilidad urbana.

10 ago. 2013

El sueño de Le Corbusier que se convirtió en pesadilla: de la “Unité d’ Habitation” a los “Grands Ensembles” (en Marsella, por ejemplo)

Los Grands Ensembles marselleses de “La Rouviere” (o “Super-Marseille”) y “Super-Rouviere”, el inmenso bloque quebrado que aparece como telón de fondo.
Le Corbusier renegó de la ciudad tradicional y tuvo un sueño en el que se le aparecían arquitecturas de geometrías puras y ordenadas que se apoyaban delicadamente sobre extensas praderas verdes. Soñó una Ciudad-Parque que formalizó en su propuesta genérica de Cité-Ville Radieuse (Ciudad Radiante), cuyas piezas fundamentales, las Unités d’ Habitation, logró construir en cinco ocasiones.
Pero ese sueño, urgido por la necesidad imperiosa de viviendas en la posguerra y desvirtuado por la ambición del sector inmobiliario, se trastocó en pesadilla. La construcción masiva encontró una extraordinaria justificación en esa visión antiurbana de Le Corbusier en la que la arquitectura era autónoma y no se veía condicionada por localizaciones y normativas.
Este “estrategia” contó con un amplio seguimiento internacional. En Francia produjo, durante el periodo de 1955 a 1975, gigantescos conjuntos residenciales denominados Grands Ensembles. Marsella tuvo un papel especial porque recibió la primera de las Unidades de Habitación que Le Corbusier construyó y porque fue una de las ciudades en las que se desarrollaron más Grands Ensembles, con casi 500 conjuntos que albergan en torno a 125.000 viviendas.
Los Grands Ensembles fueron (y son) muy polémicos. El rechazo de la población a esas inmensas “colmenas” (además, muchas de ellas se convirtieron en guetos de inmigración), abanderó un descontento social altamente significativo. Por eso, la indudable calidad arquitectónica de algunos de estos conjuntos, no debe ocultar su fracaso como rumbo urbano. La ciudad, y éste es un argumento subyacente en todas las críticas, se construye desde el espacio urbano, con todos sus atributos, tanto estructurales como funcionales, relacionales, de escala o simbólicos.
La estrategia de los Grands Ensembles murió de indigestión, al ser éstos incapaces de fagocitar miles de años de historia urbana, que enseñan que el espacio público es la auténtica e imprescindible alma de la ciudad.

3 ago. 2013

Queens, el mayor distrito de Nueva York (evolución antes de la anexión)

El Queens Museum Of Art (QMA) conserva la asombrosa maqueta de Nueva York realizada con motivo de la Exposición Universal celebrada en 1964.La maqueta de casi 900 metros cuadrados fue actualizada en 1992. El distrito de Queens aparece abajo a la izquierda, enfrentado al Upper East Side de Manhattan.
El Condado de Queens fue, durante varios siglos, un apacible entorno rural de granjeros. Pero, durante la segunda mitad del XIX comenzó a sufrir la presión urbanizadora procedente de Nueva York y Brooklyn.
En 1898 se decidió integrar Nueva York con todo su entorno formando el Gran Nueva York para lo cual fueron anexionados a la City, parte del Condado de Westchester, y los condados de Kings, Queens (casi completo) y Richmond.
Pero si los “reyes” (Condado de Kings-Brooklyn) aceptaron finalmente su integración en Nueva York, las “reinas” (Condado de Queens) fueron menos dóciles. De hecho, mientras que la parte occidental del condado acabó siendo anexionada, los municipios orientales se rebelaron y constituyeron un nuevo condado independiente (Condado de Nassau).

27 jul. 2013

El Chicago de Jules Guerin (y Daniel Burnham) (Formas de mirar la ciudad)

La lámina CXXXVII del Plan de Chicago de 1909, obra de Jules Guerin.
Las ciudades evolucionan y se nos presentan de forma muy distinta a como fueron en una época determinada. Por eso, desde nuestro presente, la diferencia entre las imágenes de antiguas ciudades reales y las de pasados proyectos urbanos que nunca se realizaron, es mínima. En ambos casos se nos muestran espacios que no existen (unos por haber sido transformados y otros porque nunca llegaron a consolidarse) pero que “viven” en nuestra imaginación o en los testimonios gráficos que hemos recibido.
En 1909 se soñó un Chicago distinto, pero fueron muy pocas las operaciones que se llevaron a cabo finalmente. En ese año se redactó un Plan para la ciudad bajo la dirección de Daniel H. Burnham. La comunicación del Plan contó con un ilustrador excepcional que representó extraordinariamente aquel Chicago imaginado. El artista norteamericano Jules Guerin fue un maestro en el dibujo arquitectónico y urbano, y su magnífico trabajo para el Plan de Chicago de 1909 tuvo una gran repercusión. La popularidad alcanzada por algunas de estas imágenes, hicieron sentir a ese Chicago como si hubiera sido real, influyendo notablemente en el desarrollo posterior de la representación urbana.

26 jul. 2013

El Valor del Vacio (en Madrid Central)

El Valor del Vacío es una investigación realizada por Urban Networks junto con la Universidad San Pablo CEU sobre los vacíos de oportunidad del Madrid Central.
Se adjunta un enlace al dossier con las primeras conclusiones.

20 jul. 2013

¿A qué sonaba el Madrid del siglo XVIII? Luigi Boccherini y su “Música notturna delle strade di Madrid”.

La Puerta del Sol de Madrid, pintada en 1773 por Luis Paret y Alcázar
No sabemos a qué sonaban las calles del Madrid del siglo XVIII. La tecnología audiovisual que apareció a finales del XIX y que nos permite rememorar el pasado no estaba todavía disponible. Para acercarnos a los sonidos de paisajes antiguos solo nos queda la interpretación indirecta a través de la música programática.
Luigi Boccherini, el gran violonchelista toscano que acabó afincado en la corte madrileña, compuso, hacia 1780, una obra que pretendía rememorar los sonidos que podían escucharse en las calles de la ciudad al entrar la noche. Aunque para él esa fuera una obra menor, la “Música notturna delle strade di Madrid” hizo fortuna. Ha tenido numerosos arreglos para muy diversos conjuntos instrumentales. Incluso una de sus partes, el “Pasacalle” alcanzó un reconocimiento internacional inusitado cuando fue “interpretado” por los protagonistas de la película “Master and Comander” de 2003.
Boccherini, compuso un divertimento breve (su duración habitual ronda los 12-13 minutos para todo el conjunto), pero nos legó un acercamiento a la que por aquel entonces era una de las ciudades “más ruidosas” (y vitales) de toda Europa, en el que el poder evocador de la música transporta nuestra imaginación hacia lo que pudo haber sido aquel Madrid dieciochesco de Carlos III.

13 jul. 2013

El París de “Nestor Burma” (y de Léo Malet y Jacques Tardi) (Formas de mirar la ciudad)

El detective parisino Nestor Burma y su inseparable pipa.
En el París de la posguerra y de los años cincuenta, se escuchaba Jazz, a Brassens y a Jacques Brel, allí polemizaban Jean-Paul Sartre y Albert Camus, Cortázar escribía Rayuela, se gestaba la Nouvelle Vague, se admiraba a Brigitte Bardot y emergían los grandes modistos que marcarían estilo. En esos años, París fue forjando esa aureola de glamour que ya no le abandonaría.
Pero había otro París, menos glamuroso, menos iluminado, más humilde. En ese París se desenvolvería, Nestor Burma, el mítico detective de ficción creado por Léo Malet, uno de los padres de la novela negra francesa, y que adquiriría una imagen de la mano del gran dibujante de cómic Jacques Tardi.
Jacques Tardi ilustró las andanzas del detective, dibujando, con una precisión casi arqueológica, aquel París que hundía sus raíces en la posguerra y fraguaba las bases de la década prodigiosa de los años sesenta.

6 jul. 2013

Cuando el lado oscuro de Nueva York era verde y apacible: El Bronx antes de la anexión.

Detalle de la vista de pájaro de Nueva York publicada en 1907 por August R. Ohman. Arriba el Bronx, a la izquierda Manhattan y debajo, Queens.
Confundir una parte con el todo es un error. Cuando durante la segunda mitad del siglo XX, la parte suroeste del Bronx se convirtió en la antesala del Infierno, perjudicó la imagen de un extenso distrito que, en muchas zonas, seguía siendo un territorio apacible y atractivo.
El South Bronx era el lado oscuro de Nueva York, con unos índices de criminalidad tan elevados que llegó a considerarse uno de los puntos más peligrosos del planeta. En la actualidad, la situación ha cambiado y la ciudad está recuperando un espacio que cuenta con indudables valores.
Hasta las décadas finales del siglo XIX, la región era un extenso territorio, mayoritariamente agrícola y boscoso, verde y tranquilo, con zonas, como Riverdale o City Island, que eran (y son) destino de las clases altas neoyorquinas. Durante varios siglos formó parte en el Condado de Westchester hasta que, con la integración en Nueva York, el Bronx iniciaría un nuevo rumbo muy diferente.
El Bronx es el único borough continental de Nueva York, ya que los otros cuatros se asientan sobre islas: Manhattan, Long Island (Brooklyn y Queens) y Staten Island.

29 jun. 2013

El Madrid de Pedro de Texeira (Formas de mirar la ciudad)

El plano de Madrid realizado por Pedro de Texeira en 1656 en la lámina XIII, que detalla el centro de la ciudad.
A mediados del siglo XVII, el gran imperio español comenzaba a declinar y en su capital, se escenificaban todas las contradicciones del momento. A Madrid, que había sido designada por Felipe II como capital en 1561 frente a otras ciudades que aspiraban a ese título, le costó vencer la sensación de provisionalidad derivada de las fuertes presiones de sus competidoras. Desde aquel nombramiento, el antiguo “poblachón manchego” se desarrolló con rapidez superando múltiples dificultades, que iban desde su inadecuada topografía hasta las maniobras políticas que pretendían arrebatarle esa posición de privilegio, como sucedió cuando Felipe III trasladó la capital a Valladolid en 1603 (que Madrid logró recuperar tres años después).
Si hay una imagen icónica sobre ese Madrid antiguo, esa es la visión ofrecida por Pedro de Texeira en el año 1656. Ese plano, conocido como el “Plano de Texeira” (o simplemente “el Texeira”) es una representación muy fidedigna del Madrid de los últimos Austrias.

22 jun. 2013

La Roma de Giambattista Nolli (Formas de mirar la ciudad)

La superposición de la ortofoto de Roma sobre el plano de Nolli demuestra la gran exactitud del trabajo realizado.
En las primeras décadas del siglo XVIII, Roma no estaba en su mejor momento. Parecía haberse agotado el crédito de aquel esplendor del Imperio Romano y también el de la “Seconda Roma” propiciada por los Papas del Renacimiento y del Barroco.
Pero Roma siempre tiene un conejo en la chistera. Roma y sus ruinas reaparecieron ante el mundo como un dios resucitado que proclamaba un nuevo credo. Había que dirigir la mirada hacia la Antigüedad, como preconizaba el gran profeta del Neoclasicismo, el alemán Johann Winckelmann, y gracias a ello, Roma se convertiría en el destino obligado de los viajeros del “Grand Tour” ilustrado.
La ciudad necesitaba una representación actualizada y en el año 1748, el arquitecto y topógrafo Giambattista Nolli finalizó los trabajos para cartografiar Roma (contando con colaboradores tan extraordinarios como Piranesi). El resultado no fue solamente el mejor plano realizado sobre Roma, sino que también marcó un nuevo rumbo para la disciplina y suscitó un interesante debate sobre la naturaleza del espacio público.
La Nuova Pianta di Roma de Nolli es un hito para la cartografía urbana y, además, una de las más bellas representaciones de una ciudad que jamás se hayan realizado.

15 jun. 2013

El Cairo, la ciudad que se movía como las dunas en el desierto.

El Cairo. A la derecha, las colinas de Mokattam y al fondo la Ciudadela.
El Cairo tiene una historia urbana muy particular. Su aparente caos tiene mucho que ver con el peculiar proceso de formación de la ciudad. El Cairo antiguo es un puzzle de piezas urbanas muy diversas que encajan con dificultad, porque, mientras que la mayoría de las ciudades evolucionaron referenciadas a un núcleo original que mantenía su papel central, en la capital egipcia se rechazaban las poblaciones preexistentes, sucediéndose diferentes fundaciones urbanas, a las que se trasladaba el centro neurálgico.
Cada nueva fundación, respondía a los criterios y aspiraciones de quienes tomaban el poder. Lo curioso es que los sucesivos asentamientos se situaban contiguos al anterior, aunque sin solaparse, siguiendo, en dirección norte, el “pasillo” geográfico que limitaban el río Nilo por el oeste y las colinas de Mokattam por el este. Así, El Cairo antiguo fue moviéndose como una duna en el desierto.
Cuando finalmente la ciudad se estabilizó (y dejó de ser esa sorprendente sucesión de ciudades “móviles”) fue “recolonizando” los  lugares ocupados anteriormente, aprovechando sus trazas y edificaciones principales, que fueron incorporados para formar el casco histórico que hoy conocemos.

8 jun. 2013

La Venecia de Jacopo de Barbari (Formas de mirar la ciudad)

Venecia es excepcional. No hay otra ciudad igual. Las hay que tienen canales, las hay fundadas en albuferas o lagunas, o las hay con un papel histórico muy destacable, pero Venecia es única. Es diferente desde su fundación y por su peculiar desarrollo. Venecia es hoy una realidad convertida en mito, es una ciudad que ha trascendido su evidente interés urbano para convertirse en uno de los iconos de nuestra cultura.
En el año 1500, Venecia era una ciudad poderosa. Dominaba el Mediterráneo y manejaba las claves de la política y el comercio internacional en una época esplendorosa para la Serenissima Repubblica. Su singularidad irrepetible era el orgullo de sus habitantes y por ello se encargó a un joven grabador la representación de su éxito.
Jacopo de Barbari, creó uno de los planos más espectaculares de la historia de la representación urbana, iniciando una forma de mirar la ciudad que determinaría el desarrollo de la cartografía futura. Pero la representación de una ciudad nunca ofrece una visión neutra. Podemos encontrar zonas enfatizadas y otras eclipsadas. También podemos encontrar deformaciones o modificaciones de la realidad. En ocasiones son la manifestación de la subjetividad del artista o del cartógrafo, o de las imposiciones del promotor. En cualquier caso, esto no es negativo porque nos descubre claves históricas para el entendimiento de la ciudad.
Exploremos los inicios de Venecia, hasta llegar a esa imagen extraordinaria que nos legó Jacopo de Barbari.

1 jun. 2013

Brooklyn, la ciudad gemela que fue engullida por Nueva York.

Detalle de la impresionante “vista de pájaro” de Brooklyn, dibujada por C.R. Parsons y publicada en 1879 por Currier&Ives.
Hasta finales del siglo XIX, Nueva York era solamente Manhattan.
En aquel tiempo, la isla y su entorno estaban creciendo muy rápidamente, pero lo hacían sin una visión de conjunto, cuestión que complicaba la resolución de los temas comunes a todo el área. Como consecuencia, en 1874 se inicia un proceso de agrupación territorial de Nueva York y su entorno, que finalizaría en 1898 con la creación de la “Gran Nueva York” (City of Greater New York). Con esta operación de anexión territorial, se unieron a la ciudad de Nueva York, parte del Condado de Westchester, y los condados de Kings, Queens (casi completo) y Richmond. Desde entonces, Nueva York se organizó administrativamente tal y como se la conoce hoy en día, con 5 grandes distritos: Manhattan, Brooklyn, Bronx, Queens y Staten Island.
Brooklyn, la ciudad gemela que había nacido en la otra orilla del East River (y llegó a ser la tercera ciudad más poblada del país) será nuestra primera etapa. El actual distrito neoyorquino acoge algunas de las zonas residenciales más prototípicamente “neoyorquinas” y alberga tesoros como el Prospect Park de Olmsted y Vaux, el peculiar e histórico parque de atracciones de Coney Island o el Puente de Brooklyn que lo une con Manhattan. En este artículo analizaremos la evolución de Brooklyn hasta que se convirtió en parte de Nueva York.

24 may. 2013

Sobre el “Fin de la Historia”, la Globalización y las Ciudades Globales.


El 9 de noviembre de 1989 cayó el Muro de Berlín y se inició el desmantelamiento de los regímenes comunistas. El 9 de agosto de 1995, el navegador de Internet, Netscape, comenzó a cotizar en bolsa. En esos seis años, la evolución política y tecnológica, se dieron la mano para inaugurar una nueva época.
Son dos fechas simbólicas y por lo tanto discutibles, pero delimitan un periodo muy breve en el que mundo cambió de rumbo de forma radical. Los rasgos del nuevo contexto iniciado entonces son diversos, pero uno de los más significativos es la globalización, un fenómeno inédito en la cultura humana que está determinando nuestra existencia (como se deduce del análisis de las causas de la crisis económica actual). La constatación de la globalización es principalmente económica, aunque se comienzan a advertir movimientos hacia la mundialización de otros ámbitos. En esta línea, surge la noción de Ciudad Global, concepto definido por Saskia Sassen (recientemente galardonada con el premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2013).
Aproximarnos al fenómeno de la globalización nos ofrece algunas claves fundamentales para entender el mundo que vivimos y, sobre todo, el que parece adivinarse para el futuro próximo.

18 may. 2013

Entre el “Gran Hermano”, HAL 9000 y el camarote de los Hermanos Marx: Las distopías extremas de la ciudad futura (Smart City).

El cine ha mostrado visiones distópicas de la ciudad futura, como en el caso de Los Angeles en la película Blade Runner.

Utopía era el mundo perfecto concebido en la ficción por Tomás Moro y cuya denominación, hizo fortuna para acabar representando inspiradores horizontes ideales para la sociedad. Por el contrario, las distopías muestran escenarios negativos en los que se manifiestan con crudeza los temores existentes en una comunidad.
La Smart City ya no es una utopía sino una realidad (aunque incipiente) pero también cuenta con sus distopías, que expresan los miedos de nuestra sociedad sobre la ciudad futura. En ellas, aparecen pesadillas basadas en la Tecnología y en la Participación, que son las claves subyacentes de las Smart Cities.
Esas distopías nos invitan a formularnos preguntas. ¿Se convertirá la tecnología en el instrumento de control de un “Gran Hermano” para anular la libertad y subyugar a los ciudadanos?, ó ¿llegará un grado de automatismo (inteligencia artificial)  que elimine el albedrío de los seres humanos como sucedió con la computadora HAL 9000 de la odisea espacial de Kubrick?, o en otra línea ¿la participación ciudadana podría conducir a un caos organizativo, como en Babel, originando situaciones inmanejables como la que representaron los Hermanos Marx en su conocido camarote de “Una noche en la ópera”?
Las tres cuestiones (aparición de una oligarquía tecnológica, pérdida del albedrío humano y descontrol organizativo) tienen que ver con la toma de decisiones. Son futuros indeseables, pero es positivo reflexionar sobre ellos, ya que las distopías son avisos a navegantes y es responsabilidad de todos trabajar para evitarlas.

11 may. 2013

Aproximación urbana a Londres desde el fútbol: Carácter e identidades ciudadanas.

El Londres “futbolero”, conformando el territorio a través de la georreferenciación de las diferentes denominaciones de los clubs de la ciudad.

El fútbol no es un asunto de vida o muerte, es algo más serio que todo eso.
Esta es una opinión muy generalizada entre los aficionados londinenses (y británicos), dado que Londres es una de las ciudades más “futboleras” del planeta. Se suele decir que el fútbol arrastra pasiones y por esa causa, es capaz de fortalecer comunidades al dotar a sus miembros de un sentimiento de pertenencia mucho más poderoso que el producido por otras señas de identidad.
Desde luego, en esto Londres es un caso especial. Lo es por afición, por número de equipos y sobre todo por la interesante relación entre fútbol y ciudad. El Londres victoriano de finales del siglo XIX recibió una inmigración extraordinaria que fue alojándose en los barrios exteriores que surgieron en aquellos años.  El desarraigo de los recién llegados fue mitigado en parte por el fútbol, que proporcionó banderas y signos identitarios a las diferentes comunidades.
Londres cuenta con muchos equipos de fútbol, 9 de los cuales juegan actualmente (2012-2013) en las dos divisiones principales (6 de ellos en la Premier League). La ubicación de estos clubs en la ciudad, sus estadios o los rasgos de sus aficiones ofrecen argumentos interesantes para descubrir Londres. Arsenal, Tottenham, Chelsea, West Ham, …; rojos, blancos, azules, …; gooners, spurs, eagles, hammers, … Londres permite una interesante aproximación urbana a partir de las claves futbolísticas.

3 may. 2013

Geometrías desaforadas en las nuevas ciudades de La Plata y Canberra (entre la hiperracionalidad y la hipersensibilidad).

La Plata, a la izquierda, explora los límites geométricos desde la racionalidad. Canberra, a la derecha, lo hace desde la sensibilidad.

La geometría es un recurso para los trazados urbanos desde que la racionalidad se incorporó a la planificación de las ciudades. Ejes, cuadrículas, círculos, triángulos, etc. pasaron a ser la base de los espacios urbanos.
En el entorno del cambio del siglo XIX al XX encontramos dos ejemplos de nuevas ciudades que experimentarán con esta base subyacente, explorando los límites de la geometría como fundamento del trazado de una ciudad. Además de compartir esta circunstancia, las dos ciudades también se asemejan en el hecho de haber nacido como capitales (aunque una de provincia y otra de estado) y ser  “ciudades de autor”. Pero a pesar de esas similitudes, sus diferencias son radicales, porque aparte de encontrarse muy alejadas geográficamente, sus propuestas sondean universos geométricos distintos. Estas dos ciudades son La Plata en Argentina y Canberra en Australia.
La Plata, capital de la provincia argentina de Buenos Aires, es la nueva ciudad finisecular que enfatiza su geometría para mostrar los límites de la racionalidad. El orden de La Plata es la abstracción de la geometría más cartesiana, es la hiperracionalidad que se impone en un casco urbano. El trazado es compacto y cerrado, rotundo, en el que a pesar de la importancia otorgada a la naturaleza, la arquitectura domina completamente la escena.
Canberra, la capital australiana, es el exceso. Allí se formuló a principios del siglo XX la mayor locura geométrica, cuyo virtuosismo, personal e irrepetible surgía como un caligrama poético. Canberra es el juego, con acuerdos y articulaciones geométricas llevadas al límite de la hipersensibilidad adaptada al entorno. El trazado es abierto y supeditado ante el impresionante despliegue de una naturaleza protagonista.

27 abr. 2013

Berlín reunificado tras la caída del Muro y el final de la Ciudad Doble.

Potsdamer Platz y Leipziger Platz tras la reunificación y la construcción de las grandes operaciones. De izquierda a derecha,  el Triángulo Lenné, el Sony Center, el área Daimler Benz, y el Park-Kolonnaden. Al fondo aparece la nueva Leipziger Platz, todavía en proceso.

Una de las consecuencias de la derrota nazi en la Segunda Guerra Mundial fue la constitución de dos países, la Republica Federal de Alemania, vinculada al mundo occidental y la República Democrática de Alemania, bajo la órbita soviética. Berlín, situado dentro de esta última, tuvo un estatuto propio y acabó también dividido entre Este y Oeste. Su partición fue concretada por un Muro que materializó el Telón de Acero que separaba los dos bloques geopolíticos enfrentados en una Guerra Fría durante décadas.
La desintegración de la Unión Soviética posibilitó la reunificación de las dos Alemanias y del Berlín doble. Las décadas de 1990 y 2000 fueron un periodo extraordinario para Berlín. La Ciudad Doble escindida por el Muro había desaparecido de repente y Berlín afrontó la ingente tarea de redefinirse como un cuerpo urbano único.
Los primeros años del nuevo Berlín presenciaron un proceso urbanizador y constructivo acelerado y desmesurado, que cambió la fisonomía de la ciudad. Berlín fue un gigantesco solar en obras para la creación de la capital de la nueva Alemania del siglo XXI y los berlineses asistieron atónitos al asombroso espectáculo de la arquitectura.

20 abr. 2013

¿Madrid tiene imagen? Pasado, Presente y Futuro de la Imagen de Madrid.


Madrid Think Tank sigue construyendo el relato de Madrid.
En esta ocasión la reflexión y el debate se centraron en la Imagen de Madrid, con un encuentro intergeneracional de artistas celebrado el 18 de Abril, en La Sede del Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM). Los invitados aportaron su visión sobre el Pasado, Presente y Futuro de la Imagen de Madrid.
El evento contó con la presencia de Rafael Canogar (1935), el gran maestro de la pintura, cofundador del mítico grupo El Paso, cuya obra siempre cambiante, lo sitúa como una de las referencias más importantes de la plástica española. Igualmente participó la fotógrafa Ouka Leele (Bárbara Allende, 1957), una de las protagonistas de la movida madrileña,  cuyos trabajos expresan su particular y original mirada sobre nuestro entorno. También intervino Javier de Juan (1958), artista visual, que abarca desde el comic hasta el audiovisual, desde la pintura y el grabado hasta la instalación, y que fue considerado como uno de los principales representantes de la denominada “Nueva Figuración Española”. Completó el elenco, Albert Corbí (1976) artista multifacético que se expresa en acciones e instalaciones que siempre proponen dilemas conceptuales.
El acto fue presentado por el Decano del COAM, José Antonio Granero y por Carlos Lahoz, director del Madrid Think Tank. Moderaron el debate los arquitectos Carlos Martínez-Arrarás y Juan Roldán.

12 abr. 2013

Resiliencia urbana: el caso de Lima y sus renacimientos (Lima Cuadrada, Lima Virreinal, Lima Aristocrática y Lima Metropolitana).

Plaza Mayor de Lima (o Plaza de Armas)

Resiliencia es la capacidad de sobreponerse ante el infortunio. Hay ciudades que han padecido grandes adversidades, bien por catástrofes naturales, por devastadores incendios, por guerras o también por graves crisis económicas que las han hundido. La resiliencia urbana es la capacidad que muestran estas ciudades para recuperarse del contratiempo, reinventándose y saliendo fortalecidas hacia el futuro.
La historia nos muestra ciudades que no han logrado superar  las calamidades sobrevenidas, pero también hay muchos ejemplos de ciudades resilientes. Lima es una de ellas. Lima ha sufrido muchas adversidades pero siempre renace con un renovado ímpetu, como el ave Fénix.
Lima fue la ciudad principal del continente sudamericano como capital del Virreinato del Perú. Durante ese largo periodo tuvo una situación privilegiada derivada de la centralización del poder y de la actividad comercial y se convirtió en una ciudad esplendorosa. Pero tuvo que enfrentarse a duras pruebas, como cuando era permanentemente acosada por piratas (lo que la obligó a amurallarse), o cuando perdió su hegemonía y la emergencia de otras ciudades la llevó a la ruina económica, o cuando fue asolada por graves seísmos.
Pero Lima siempre se ha rehecho reinventándose a partir de cada conmoción. Su historia resiliente puede presentarse en cuatro renacimientos: Lima Cuadrada, Lima Virreinal, Lima Aristocrática y Lima Metropolitana. Cuatro momentos clave que, por otra parte, expresan las etapas más comunes de las grandes urbes sudamericanas: su fundación, su época colonial, la modernización de la ciudad entre finales del XIX y principios del XX y la aparición de las inmensas conurbaciones fuertemente pobladas a finales del siglo XX.