14 ene. 2017

Nueva Guatemala, la racionalidad ilustrada de la colonización española.

Nueva Guatemala sería planteada siguiendo los ideales ilustrados de orden y racionalidad característicos del siglo de las luces (Luis Díez Navarro, 1776)
En 1492, España descubrió un continente desconocido para los europeos (América) y se lanzó a su conquista. Esa empresa le permitió forjar el Imperio Español durante el siglo XVI. La metrópoli colonizaría y reorganizaría aquellas ignotas tierras transatlánticas apoyándose en las numerosas ciudades que serían construidas para ello.
En el siglo XVIII, las principales urbes coloniales estaban ya en marcha, pero a finales de la centuria, los frecuentes seísmos sufridos por la sede de la Capitanía General de Guatemala (Santiago de los Caballeros de Guatemala, hoy más conocida como Antigua Guatemala) recomendaron su traslado, buscando un nuevo lugar, más seguro, donde refundarla.
En 1776, se trazó el primer plano de esa nueva ciudad que sería planteada siguiendo los ideales ilustrados de orden y racionalidad, característicos del siglo de las luces. Así, recogiendo la experiencia secular en planificación urbana e incorporando algunas novedades (aunque no todas se llevarían a la práctica) surgiría Nueva Guatemala, el proyecto más destacado de la última hornada de ciudades coloniales españolas.

1 ene. 2017

La ciudad “celular” de Savannah: lecciones de una de las joyas de la planificación norteamericana.

Su peculiar estructura urbana y sus espacios públicos hacen de Savannah una de las joyas de la planificación norteamericana. En la imagen, Madison Square y ortofoto parcial del barrio histórico.
La fundación de Savannah, en Georgia, la última de las Trece Colonias de la Norteamérica británica, significó una singularidad maravillosa en las estrategias de planificación urbana de la primera mitad del siglo XVIII. La ciudad no fue creada como un proyecto completo y acabado desde su origen, ni tampoco como un trazado extensible sin límite, sino que surgió a partir de una “célula”, que iría replicándose conforme fuera necesario. Ese módulo original combinaba las necesidades residenciales con una notable presencia de edificios comunitarios y espacio público, y su repetición crearía una espectacular estructura de plazas que hicieron de la ciudad un ejemplo de espacio “humanizado”.
Desgraciadamente, Savannah quedó orillada respecto a las grandes corrientes del desarrollo norteamericano y su influencia fue escasa, ya que se impondrían los criterios pragmáticos y la eficacia de la Land Ordinance de 1785. El olvido de las lecciones de Savannah tuvo consecuencias y las ciudades de colonización estadounidense sufrieron graves carencias de espacio público.

19 dic. 2016

¿Aportan algo las ciudades a la felicidad humana? (artículo en el blog "Seres Urbanos" de EL PAÍS)

Gran Vía de Madrid (Foto: Urban Networks)
Nueva colaboración de Urban Networks con el periódico EL PAÍS (blog Seres Urbanos / Planeta Futuro). El artículo "¿Aportan algo las ciudades a la felicidad humana?" se ha publicado hoy, 19 de diciembre de 2016.
En él se reflexiona sobre la calidad de vida urbana y las ciudades que cuentan con mejores condiciones para ofrecerla.

17 dic. 2016

El nacimiento de Filadelfia: el “Santo Experimento” de los cuáqueros.

Filadelfia en el siglo XVIII (frente al rio Delaware grabado por George Heap desde la orilla de Jersey)
Filadelfia fue una ciudad pionera, tanto en su planteamiento urbano (fue una de las primeras ciudades planificadas por los británicos en el Nuevo Mundo); como, sobre todo, socialmente, ya que nació para demostrar que una nueva forma de organización política era posible.
Su fundador, William Penn, había sido perseguido por sus creencias religiosas (cuáqueras) y alumbró la idea de crear una comunidad basada en las ideas de igualdad y tolerancia. Su visión, que recibió el nombre de Holy Experiment (Santo Experimento), se plasmó en 1682 con la creación de Filadelfia (que significa “amor fraternal”).
El Santo Experimento funcionó durante casi cien años, pero acabaría desapareciendo tras el empuje de la enorme prosperidad de la ciudad (llegaría a ser la más poblada de la Norteamérica británica y ejercería de capital de los Estados Unidos independientes). También el trazado original (una retícula ortogonal finita) sufriría importantes variaciones en los siglos siguientes porque, aunque se respetó su espíritu geométrico, se fueron modificando dimensiones y programas, sustituyendo edificaciones o incorporando grandes vías rodadas. Hoy, el sueño de Penn es difícil de reconocer en el centro histórico de Filadelfia, que ofrece una sorprendente amalgama de estilos, tamaños y escalas.

11 dic. 2016

La “construcción de Europa” en Bruselas: la transformación del Quartier Léopold en el Barrio Europeo.

En el Barrio Europeo, la rue du taciturne, muestra el contraste entre el pasado residencial y los nuevos edificios terciarios (al fondo el Edificio Lex).
La elección de Bruselas para albergar a las principales instituciones de la Unión Europea supuso una transformación sustancial del barrio escogido para ubicarlas, uno de los más singulares de la ciudad: el Quartier Léopold, que, por esa razón, es conocido oficiosamente como el “Barrio Europeo”. En las últimas décadas, para adaptarlo y dar cabida a los grandes edificios que acogen a la Comisión, a los Consejos o al Parlamento entre otras sedes, el Quartier Léopold ha sufrido modificaciones trascendentales que le han llevado a perder buena parte de su antigua esencia. Además, los bruselenses se refieren con fina ironía a la “construcción de Europa” para designar el estado permanente de obras (arquitectónicas y urbanas) producidas por las necesidades de los diferentes organismos.
Nos aproximamos brevemente a la creación del barrio y a la peculiar (y complicada) organización de la Unión Europea con el objetivo de constatar un proceso de transformación que entronca con la noción de “bruselización”, una estrategia urbana de cambio radical con pocas consideraciones respecto a la ciudad preexistente.


26 nov. 2016

La “bruselización” o la adulteración de un casco histórico.

El término “bruselización” es un neologismo peyorativo que pretende expresar el desarrollo urbanístico realizado sin respeto por los tejidos históricos. En la imagen, el Centre Monnaie emerge entre el encuentro del Boulevard Anspach/Place de Brouckère y la Place de la Monnaie, entre edificios del siglo XIX.
Durante el siglo XIX, la sociedad industrial europea actuó drásticamente para adaptar las ciudades heredadas a los requisitos de la modernidad. Muchas de ellas fueron reestructuradas por medio de nuevas vías y por la sustitución de edificios e incluso barrios enteros. Esa dinámica se incrementó vertiginosamente en el siglo XX, especialmente a partir de la Segunda Guerra Mundial. Algunas ciudades habían padecido destrucciones muy importantes y fueron reconstruidas con mayor o menor seguimiento de los trazados históricos, pero hubo otras que, sin presentar el dramatismo de las consecuencias bélicas, emprendieron remodelaciones sustanciales (y poco respetuosas) de sus centros históricos (impulsadas, sobre todo, por un sector inmobiliario hiperactivo, escudado en la necesidad de desarrollo y modernización).
Bruselas se convirtió en paradigma de esa dinámica que adulteró una parte sustancial de su centro histórico. Su caso llegó a ser tan emblemático que generó un neologismo urbanístico para designar esas transformaciones radicales y especulativas: la “bruselización”. Profundizaremos en este artículo en la construcción de la ciudad antigua de la capital belga (el denominado “pentágono”) y en las circunstancias de su metamorfosis.

12 nov. 2016

Chicago Art Déco: Arquitectura y Jazz (y gánsteres) en la década de 1920.

Rascacielos Art Déco en Chicago. A la izquierda, 333 North Michigan Building. En el centro, London Guarantee Building y tras el emerge la Mather Tower.  A la derecha, 35 East Wacker Drive Building. (Vista desde N Michigan Avenue al atravesar el DuSable Bridge, hacia el sur)
Durante la década de 1920, Chicago consolidaría su posición entre las ciudades principales de los Estados Unidos. La prosperidad que alcanzó el país tras la Primera Guerra Mundial caracterizaría los denominados “felices años veinte”, en los que la bonanza económica alimentó una incipiente industria del entretenimiento. Aunque, paradójicamente, esos años fueron los de la “prohibición” sobre las bebidas alcohólicas y, en ellos, proliferarían los gánsteres quienes, burlando la “ley seca”, controlarían el ocio y el juego. Esto se produjo en grado máximo en Chicago, donde siniestros personajes como Al Capone se hicieron muy populares.
Aquel periodo tuvo una banda sonora particular: el Jazz, que enfervorizó a la población y fue animado por los músicos que habían emigrado desde Nueva Orleans. También la arquitectura aportaría una imagen renovada al “escenario” urbano con la aparición del Art-Déco. El nuevo estilo llegó al Chicago de la Jazz Age causando furor entre la clase acomodada y la ciudad volvería a situarse en posiciones de vanguardia gracias a la construcción de grandes edificios que se encuentran entre sus iconos más significativos.